Consejos para elegir una mascota para los niños

mascotas-ninos
Muchos niños siempre piden tener una mascota en casa. Sin embargo, es una decisión que debe meditarse bien porque no todos los animales de compañía son igualmente idóneos y beneficiosos para los más pequeños. Hay una serie de factores que se deben tener en cuenta a la hora de elegir el animalito que convivirá en casa.

Espacio y entorno

Uno de los aspectos que hay que tener en cuenta a la hora de elegir una mascota es el espacio que se tiene en casa. Evidentemente, un gato en un piso que sea excesivamente pequeño puede aburrirse mucho.

Los perros, a veces, no tienen ese problema porque salen a la calle, pero también hay que tener en cuenta que son animales que hay que sacarlos y que es preciso disponer de una serie de horas para pasearlos al aire libre.

También el espacio es importante en estos casos. Y es que un perro muy grande en un piso pequeño puede tener problemas para moverse. De esta manera, hay que elegir bien la raza de perro en el supuesto de que ésta sea finalmente la mascota elegida.

mascotas-ninos
En el caso de las aves y otras mascotas, sobre todo si son exóticas, se debe tener en cuenta el clima en el que tienen que vivir porque puede que no sea el más idóneo y no se adapte o bien allá que hacerles en casa una instalación con un microclima para que puedan vivir.

El presupuesto es otro de los factores a valorar porque no todos los animales requieren destinar la misma cantidad de dinero mensual. Y, dentro de ellos tampoco es lo mismo por razas como puede suceder con los perros.

No hay que olvidarse de hacer los cálculos teniendo en cuenta gastos habituales como llevarlos al veterinario, vacunas o la alimentación, entre otros gastos que pasarán a formar parte del presupuesto familiar.

El niño

Y, por supuesto, a la hora de elegir la mascota hay que atender a las necesidades del niño. Esto no incluye solo su preferencia o su gusto, sino que conviene pensar bien la elección porque las mascotas son terapéuticas y pueden ayudarle en su desarrollo personal y emocional.

Por ejemplo, los perros les aportan una gran dosis de cariño y les estimula mucho, favoreciendo su desarrollo tanto afectivo como motriz. Pero, aunque el niño se comprometa a pasearlo, hay que ser consciente de que no siempre va a hacerlo por lo que el adulto tendrá que tomar esa responsabilidad.

Los gatos quizá sean menos recomendables porque es una mascota más independiente. Sin embargo, puede ayudarles a desarrollar su lado más afectivo e, incluso, en el caso de algunas alergias, la presencia del minino puede ser beneficiosa para su tratamiento.

El resto de mascotas más habituales como pájaros, hámsters, tortugas o peces, entre otras, requieren menos cuidados y responsabilidad por parte del niño, pero también son de ayuda para desarrollar su lado afectivo. Además, favorecen la percepción en el caso de los peces de colores.

Y, finalmente, hay que pensar si realmente se necesita tener la mascota en casa o no porque hay otras soluciones para animales que son más difíciles de adquirir o de tener en instalaciones propias como es el caso de los caballos, que son también muy terapéuticos.

Estos animales no tienen por qué tenerse en propiedad. Simplemente, se acude a centros con frecuencia para que el niño se familiarice con ellos y aprovecharse de sus beneficios terapéuticos.

Son ideas claras y básicas, pero muy importantes a la hora de elegir la mascota más adecuada para los niños para que no solo sea una diversión, sino que también le aporte valor en su desarrollo a lo largo de su etapa infantil.

Artículos relacionados:

Mascotas para fomentar el desarrollo emocional de los niños

Mascotas exóticas para los niños

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *