Besos a las mascotas: ¿es bueno o malo?

perros-besos
Cuando se tiene una mascota y se vive con ella en casa es muy difícil que no se produzcan muestras de afecto y de cariño. Y es que los animales son seres muy queridos por sus dueños, situación que también se produce a la inversa. Sin embargo, en este contacto deben establecerse algunos límites por cuestiones de salud. Es lo que sucede con los besos, que son la forma de demostrar el afecto que tienen muchos animales como, por ejemplo, los perros.

Precauciones

Los besos de mascotas como los canes no son como los de las personas. Ellos lamen para así demostrar que sienten realmente afecto por su dueño. Además, hay animales que, pese a tener en general fama de ser menos cariñosos como los gatos, también tienen sus muestras de cariño en las que se puede llegar a establecer también contacto con su boca.

Y esto puede ser totalmente normal y no entrañar ningún problema si se adoptan precauciones. De hecho, los riesgos inicialmente son los mismos que si se besa a otra persona.

No obstante, hay que ser conscientes de que en la boca del perro y del gato, o de cualquier animal, puede haber bacterias o gérmenes en función de dónde haya podido oler durante paseos, si ha estado en contacto con sus propias heces o de otras mascotas u orinas… Porque aquí si se correría riesgo si no se vigila y cuida bien a la mascota.

En concreto, una de las posibles patologías que se podría contraer es la zoonosis, que normalmente se produce por la presencia de parásitos intestinales en los perros. Pero cuidado porque no solo las mascotas son transmisoras. También la boca de un humano tiene microorganismos y bacterias que, si no hay higiene y cuidados, pueden llegar a serles dañinas.

perros-besos

Daños más graves

Las precauciones al besar a las mascotas siempre deben extremarse porque también están relacionadas con otras patologías más graves. Ahora se acaba de poner de manifiesto, a través de una investigación realizada con la Universidad de Kitasato de Tokio (Japón), que este tipo de contacto directo con la saliva o las heces de los animales puede llegar a causar cáncer de estómago.

La razón está en que a través de los besos con perros y gatos se transmite una bacteria que está en su organismo y que daña el aparato digestivo de la persona con esta enfermedad grave o con otras en este sistema como el dolor, reflujo, inflamación del estómago o indigestiones. Así que, para besar a la mascota, hay que tener siempre precaución.

Artículos relacionados:

Tener un perro como mascota prolonga la vida de las mascotas

Mascotas: los nuevos miembros de la familia

Animales,
>

También te puede interesar...

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *