Alergias alimentarias en perros

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Al igual que nos ocurre a nosotros, nuestros animales de compañía también presentan problemas de alergias e intolerancias alimentarias y, como ocurre con los humanos, en muchos casos el único tratamiento para evitar la aparición de síntomas derivados de ellas es eliminar el alimento causante de la alergia o la intolerancia.

En los perros, se ha observado que los alimentos que más comúnmente les producen alergia son la carne, los lácteos, el pollo, el cordero, el maíz, el trigo y la soja, algunos de los cuales se encuentran en casi todas las comidas para perros existentes en el mercado.

Uno de los primeros síntomas que nos mostrarán que nuestro perro sufre alergia es que comienza a sentir picores en el hocico, las patas, las orejas o la región cercana al ano. Para eliminar dicho prurito, es habitual que el animal se lama, se rasque o se mordisquee de forma continua, lo que puede degenerar en heridas o úlceras que serán más difícil de tratar, además de la pérdida del pelo.

No siempre es fácil diagnosticar la presencia de alergias alimentarias, ya que en muchas ocasiones los síntomas son comunes a otras alergias dermatológicas que pueda sufrir el animal o se deban a que tiene la piel atópica. Por ello es importante descartar la presencia de estas alergias antes de diagnosticar una alergia alimentaria.

Otro modo de diagnosticar la presencia de dichas alergias son los análisis de sangre, pero no siempre resultan concluyentes a la hora del diagnóstico, por lo que muchos veterinarios no son partidarios de realizarlos.

Finalmente, si nuestro perro tiene una alergia, deberemos eliminar el alimento completamente de su dieta, incluso en pequeñas cantidades o como premio. Si le alimentamos con pienso, deberemos hacerlo con aquel formulado específicamente para no provocar reacciones alérgicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *