¿Pueden perros y gatos vivir juntos?

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter7Share on Google+0

perros-gatos
Normalmente, se tiende a pensar que los perros y los gatos no pueden convivir en el mismo hogar. Y, la verdad, es que esto no es cierto, aunque sí conviene matizar que hay una serie de razas de perro, que sí se llevan mejor con los gatitos. Pese a esa mayor afinidad, siempre que ambas mascotas tengan que convivir es mejor seguir una serie de consejos.

Mejorar la convivencia

Con independencia de la raza de perro que se elija, cuando llega a casa, es conveniente seguir una serie de pasos para que tanto él se adapte al gato como el gatito a él. No hay que olvidarse de que hay animales a los que les cuesta bastante tener que compartir el espacio, sobre todo, si han sido “los únicos reyes” del hogar durante bastante tiempo.

Un buen consejo es que el perro no sea soltado por la casa nada más llegar a ella. Es mejor que permanezca en el transportín cerrado hasta que haya un primer contacto entre ellos con el fin de evitar que se sientan amenazados y puedan lastimarse.

Pasado ese primer contacto, el perro ya puede soltarse, pero es importante que, los primeros días, permanezcan en habitaciones separadas para que el gato no sienta que pierda su espacio y se vayan acostumbrando mutuamente a su presencia. Para ello, también es clave que tengan rutinas y hábitos de vida bastante parecidos como, por ejemplo, darles de comer a la misma hora.

perros-gatos
Tras una semana en casa, seguramente, ya se podrán juntar y será posible hacer más actividades juntos como jugar. Es fundamental que vean que pueden realizar juegos de manera conjunta y pasarlo bien.

Razas más amigables

Todos estos consejos, como ya hemos comentado, se tienen que poner en práctica con independencia de la raza de perro. No obstante, hay algunas que son más amigables o se llevan mejor con los gatos, lo que facilitará este proceso.

Dentro de ellas, está el Golden Retriever, que en general se lleva bien con prácticamente cualquier animal, así como el Bichón Frisé que se puede convertir en el compañero de juegos ideal del gato.

El Labrador Retriever también se lleva a la perfección con el gato, al que incluso llegará a cuidar, aparte del Cavalier King Charles Spaniel y el Papillon que son razas muy familiares y que se adaptan bien a los diferentes ambientes y entornos.

Esta lista también está formada por otras razas como el Bichón Maltés –también juguetón-, y el Carlino y el Basset Hound, que son bastante tranquilos y perezosos, resultando poco problemáticos en su convivencia con el gato al igual que el Terranova. Los boxer también pueden convivir, aunque son más revoltosos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *