Pasear al perro cuando llueve

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Con la llegada del otoño, el frío y la lluvia se vuelven compañeros casi inseparables a la hora de pasear al perro. Aunque su pelaje le ofrece protección y aislamiento contra el frío y la humedad, es cierto que a muchos perros no les gusta pasear cuando fuera está diluviando, porque la lluvia les resulta molesta y tienen frío, lo que hace que a los pocos metros de salir de casa tiren de la correa para volver a ella.

Como no podemos prescindir del paseo, sí podemos usar algunos trucos para lograr que resulte más agradable para el animal.

Frío y lluvia

Si notamos que tiene frío o que le molesta la lluvia, en cualquier tienda de mascotas podemos encontrar impermeables para nuestro perro, que se ajustan fácilmente a su cuerpo fijando unos velcros. Debemos asegurarnos de que el velcro no esté demasiado justo, ya que le molestaría, o demasiado suelto, porque en este caso el animal lo perderá a la primera carrera.

El impermeable lo podemos utilizar también si paseamos por la montaña y hay nieve, aunque en este caso es conveniente que esté forrado para ofrecer al animal abrigo contra el frío, especialmente si pertenece a una raza de pelo corto.

Si es un perro pequeño o mediano, el impermeable evitará también que se moje al contacto con montículos de nieve, lo cual impedirá que se acatarre y le permitirá pasear más a gusto.

Consejos

A la hora de pasear bajo la lluvia, es aconsejable que lo hagamos por zonas con árboles si es en un parque o cerca de portales o soportales en la ciudad, para que le sirvan de refugio en caso de que llueva con mucha fuerza, y a nosotros también.

Cuando lleguemos a casa, deberemos secar cuidadosamente al animal, primero con una toalla y, si aun así sigue húmedo utilizar el secador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *