Medidas de seguridad para viajar con tu perro en coche

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Desgraciadamente cada año se producen miles de accidentes de tráfico con víctimas o daños materiales relacionados con animales domésticos. Por eso, es es muy importante controlar a nuestra mascota cuando paseemos con ella por la calle, en las paradas de descanso en los viajes largos y cuando esté dentro del vehículo como un pasajero más.

Como te hemos comentado anteriormente, llevar a nuestro perro sin protección en el coche o desatenderlo en las zonas de descanso, puede traer consecuencias fatales para nosotros, el perro y los demás viajeros, además de poder significar una sanción económica por parte de las autoridades. Así que si quieres tener un viaje seguro y llegar a tu destino sin ningún tipo de problema, es importante que sigas las medidas de seguridad que vamos a comentarte a continuación.

Sistemas de retención en el vehículo

Lo más importante de todo es que el perro nunca vaya suelto en el interior del coche. Puedes elegir entre diferentes opciones. Por un lado están los arneses, que sujetan a las mascotas mediante el cinturón de seguridad o los dispositivos isofix. Si escoges este método tendrás que tener en cuenta la longitud del cinturón de seguridad del asiento. También puedes optar por la rejilla divisoria pensada para vehículos con portón trasero o familiares, aunque siempre teniendo en cuenta la estabilidad de los respaldos de los asientos y el montaje de la rejilla.


El tranportín es uno de los sistemas más seguros. Los que están dirigidos para perros grandes tendrán que colocarse en el maletero lo más cerca posible del respaldo y en posición transversal respecto a la dirección de la marcha. En cambio los transportines para perros pequeños deben estar dentro del habitáculo sobre el suelo detrás de los asientos delanteros.

Zonas de descanso

También es muy importante tener cuidado en las zonas de descanso cuando se realizan viajes largos. El perro necesita estirar las piernas, beber agua y hacer sus necesidades, pero la prioridad es evitar atropellos o provocar accidentes, por lo que es imprescindible ponerle la correa en el interior del vehículo. Tampoco puedes dejar a tu perro solo en el interior del vehículo, ya que las altas temperaturas que puede alcanzar el coche son incompatibles con la vida del animal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *