Mascotas mayores


Nuestras mascotas también se hacen mayores y poco a poco comienzan los “achaques de la edad”. Con la edad, al igual que los humanos, los animales comienzan con pequeños problemas de salud que deben ser observados para que no se conviertan en un problema mucho más grave. Debes estar atento a los síntomas de tu amigo:

– Aumento de la sed o la micción
Deberás comprobar si esto sucede cuando termina de hacer pequeños esfuerzos. Ten cuidado, ya que la diabetes es una enfermedad que puede causar el aumento de estos síntomas.

– Pérdida súbita de peso o apetito
Una señal de advertencia similar es el aumento del apetito sin el correspondiente aumento de peso.

– Vómitos persistentes o diarrea
Si estos síntomas no se resuelven en uno o dos días, será motivo de preocupación.

– Revisa el cuerpo en busca de protuberancias
Verifica su cuerpo para detectar bultos o protuberancias que pueden aparecer de repente o que hayan cambiado de tamaño, forma, textura o color. Anota la ubicación y el tamaño de los bultos y contacta con tu veterinario.

– Cambios en el pelaje
Por ejemplo, la sequedad o la pérdida del pelo.

– Disminución de la movilidad
Poco a poco notarás como tu amigo tiene problemas para levantarse o subir escaleras. Comprueba que sea por la edad y no por algún tipo de enfermedad. Tu mascota no debe dejar de hacer ejercicio, aunque ya sea mayor. Lo único que debes hacer es ajustar su rutina de ejercicios a su movilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *