Marcas del caballo

manchas caballo
La mayoría de nosotros hemos visto las manchas blancas que los caballos tienen en la cabeza, el hocico o las patas y nos parece cosa del azar en la distribución del pelo de los animales. Sin embargo, estos dibujos, lejos de ser algo aleatorio constituyen una marca que identifica al caballo de un modo determinado, ya que, dependiendo de cómo sea la marca, el animal recibe una u otra denominación. Las marcas más comunes son las siguientes:

Careto: Se denomina así al caballo que presenta la cara blanca incluyendo los ojos y los ollares (orificios nasales).

Lucero o estrella: El animal presenta un recorte de blanco entre los ollares y una estrella encima de los ojos.

Cordón corrido: Se denomina así a la línea blanca estrecha que baja por la cara.

Lucero prolongado: Es una línea blanca más ancha que baja por la cara y cubre los huesos de la nariz.

Los caballos también pueden presentar manchas en las patas. La clasificación de las mismas es la siguiente:

Calcetín: Se denomina así a la mancha que se extiende hasta el espolón o ligeramente por encima.

Media: En este caso la mancha se extiende hasta la rodilla o el corvejón

Marcas de armiño: Se llaman así las manchitas oscuras que presenta el caballo dentro de una zona blanca de la parte baja de las patas.

Pisalvo: Se denomina así al caballo que tiene calzadas sólo una de las cuatro patas traseras.

Manialvo: En este caso sólo tiene calzadas una de las delanteras.

Trabado: El animal presenta calzado en las patas delanteras o en la pata delantera y la trasera de un mismo lado.

Otras marcas menos habituales son las que presentan los caballos a lo largo del lomo.

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *