El peligro (oculto) del lamido de un perro

perros-lametazos
Los perros suelen lamer a las personas para mostrarles su afecto. Es un gesto que se recibe con gran alegría porque se comparten momentos muy emotivos y cariñosos con el animal de compañía. Sin embargo, en ocasiones, este gesto puede tener consecuencias negativas para la salud de las personas, que no solo se manifiestan a través de heridas o en forma de sarpullidos. Los peligros son muchos más por lo que hay que conocerlos para evitarlos sin tener que renunciar al afecto del can.

El problema

El inconveniente de los lametones no es precisamente el gesto, sino que el perro al hacerlo deja saliva en la persona. La cuestión está cuando el can tiene la bacteria llamada Capnocytophaga canimorsus.

Esta bacteria vive en las encías de perros –también de los gatos- y afecta a las personas cuando se contagian con ella, lo que suele suceder a través de, por ejemplo, una herida abierta que ha estado en contacto con la saliva de la mascota o bien a través de la boca u otras partes del organismo por las que puede pasar al cuerpo humano tras estar en contacto con el can.

Es una infección que no es muy frecuente. De hecho, se calcula que la afección es de una persona entre un millón, aunque es importante tenerlo en cuenta para prevenir y no tener que lamentar. Además, es clave saber que esta bacteria afecta más a personas a las que, por ejemplo, se les han extirpado el bazo.

perros-lametazos

Consecuencias

Las consecuencias sobre la salud de la persona dependerán del estado de su sistema inmunológico. En general, parece que se tiene como una especie de resfriado o de gripe cuando la bacteria está en el cuerpo humano.

Esto dificulta que se pueda detectar a tiempo y que la infección avance y cause problemas de salud mayores. De ahí, la importancia de conocer esta posibilidad, aunque no haya una gran afección entre la población.

En ocasiones, también se perciben fuertes dolores en determinadas partes del cuerpo, lo que es otra señal de alerta, así como el enrojecimiento de alguna zona corporal. Ante cualquiera de estos síntomas, es conveniente acudir al médico para que prescriba, en general, antibióticos.

Si no se trata la infección por esta bacteria, puede desencadenar en septicemia, infecciones oculares, endocartitis o meningitis, entre otras patologías.

Artículos relacionados:

Exceso de salivación en perros

Producción excesiva de saliva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *