El celo de los gatos

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Por muy tranquilo y amistoso que sea nuestro gato o gata, podremos observar que, durante el celo se producen en ellos cambios de carácter y de comportamiento para los que deberemos estar preparados, no sólo porque en algunos casos la convivencia con el animal puede llegar a ser desesperante para nosotros, sino que también pueden llegar a suponer algún peligro para ellos.

Para evitar esto, debemos estar preparados para dichos cambios y adoptar las medidas que nos ayuden a hacerlos más llevaderos.

Gatas

Durante el celo su comportamiento cambia radicalmente. Maúlla continuamente, con una intensidad mucho más grande la habitual, intenta llamar constantemente nuestra atención, se frota con los muebles de la casa y con nosotros, busca continuamente que la acariciemos y le hagamos muestras de cariño y orinan con mucha más frecuencia de la habitual. El problema es que, además de en su caja de arena, también lo hacen en otros lugares como esquinas, muebles o incluso armarios, dejando un olor muy fuerte en toda la casa.

Gatos

Durante el periodo de celo de las hembras, también se producen cambios en su comportamiento. Seguramente el más molesto es que el marcaje que realiza con la orina es mucho mayor que en el caso de las hembras, tanto dentro de la casa como fuera de ella.


Durante este periodo también es habitual que luche con otros machos que encuentre en su camino, lo cual puede resultar peligroso, porque suele llegar a casa con mordiscos y arañazos y puede contagiarse de alguna enfermedad grave como la leucemia felina o el síndrome de inmunodeficiencia felina, ya que ambas se transmiten por la saliva.

Por todo esto, una de las opciones que nos pueden ayudar a evitar todos estos problemas, tanto para nosotros como para los animales es la castración o la esterilización. Según los especialistas, esta operación no tiene consecuencias para el animal y ni efectos secundarios graves.

1 comentario

  1. Sí, esterilizar es la solución a un sinfín de problemas, tanto de salud como de comportamiento. Además, aumenta su esperanza de vida y se evitan los nacimientos no deseados, algo fundamental para que no haya tantos abandonos, atropellos, etc. Esterilizar es la solución redonda…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *