Diabetes en perros: cómo controlarla

perros-diabetes
Hoy vamos a seguir hablando de enfermedades que afectan a los perros, aunque parece que sean patologías propias de las personas. Es la diabetes, que también afecta a los canes. Y, aunque lo mejor es siempre que se diagnostique de forma precoz para prescribir el tratamiento más adecuado, siempre se deben tener una serie de cuidados para tenerla bajo control. También es importante estar alerta para saber detectarla a tiempo en casa.

La enfermedad

Para realizar un diagnóstico precoz en el perro, es fundamental estar atento a las señales en el can que indican que puede tener diabetes. Dentro de estos síntomas, uno de los principales es la pérdida de peso progresiva porque la glucosa no penetra en el interior de las células. Esto hace que el organismo tome la energía de las reservas de grasa del músculo, lo que produce el adelgazamiento.

La diabetes también se manifiesta en los perros a través de un aumento de la orina y de la frecuencia de las micciones. Aparte, se nota que el can tiene más ganas de comer y de beber agua.

Todos estos síntomas en su conjunto o bien, de forma aislada, deben alertar de que el perro puede tener algún problema de salud como la diabetes. Es así necesario acudir al veterinario para que le examine y le prescriba el tratamiento más adecuado.

perros-diabetes

Cuidados

Una vez confirmado que el perro tiene diabetes, es importante seguir el tratamiento clínico que le haya prescrito el veterinario. Pero, además, también es importante seguir una serie de cuidados en el hogar para que el can se encuentre mejor.

La principal recomendación es que el perro haga ejercicio moderado, ya que tiene una incidencia muy positiva en el control de la diabetes. De esta manera, es mejor optar por paseos largos y menos intensos, así como por sencillos juegos.

La esterilización de los perros, sobre todo de las hembras, también está recomendada porque los cambios hormonales influyen y dificultan el control del efecto de la insulina y de los niveles de glucosa.

Artículos relacionados:

Diabetes en gatos: cómo reconocerla

La alimentación de un perro con diabetes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *