Detectar las infecciones de oído


Muchos perros, especialmente los que tienen las orejas largas y caídas, pueden desarrollar a lo largo de su vida infecciones en los oídos. Las causas más comunes de de este tipo de infecciones son: la humedad en el oído, y las alergias. Ambas causas pueden estar relacionadas con los alimentos y con el medio ambiente. Debes prestar atención a este problema aunque el perro no se queje.

Para saber si tu mascota tiene este problema, debes fijarte en sus cambios de conducta, entre otros síntomas. A continuación tienes una pequeña lista que te ayudará a saber si tu amigo tiene infección de oídos:

– El olor de la oreja. Si el olor es muy penetrante, tu perro probablemente tiene un oído infectado.
– El interior de la oreja. Si el oído tiene restos marrones, más espesos que la cera, es probable que sus oídos estén infectados.
Comportamiento del animal. Si le masajeas la zona y se inclina demasiado hacia ese lado, puede que te esté indicando que algo le sucede. Por lo general, cuanto más se incline, más grave es la infección del oído. También podrás observar cómo se rasca con mucha frecuencia y sacude la cabeza repetidas veces a cabo del día.

Lo que debes hacer, es acudir inmediatamente al veterinario. Puede que la medicación con antibióticos sea una de las mejores soluciones. No mediques por tu cuenta a tu mascota. Detectar a tiempo este tipo de infecciones será de gran ayuda para tu amigo ya que, además de convertirse en un problema muy grave, pueden ser muy muy dolorosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *