Cuidados del gato Esfinge

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Cada raza de gato tiene una peculiaridad que la hace única e inimitable. En el caso del gato Esfinge, ésta es muy palpable. Cuando lo observamos nos choca darnos cuenta de que un animal habitualmente cubierto de pelo no lo tiene, y cuando lo tratamos nos damos cuenta de que es un animal con un carácter dulce, que gusta de la compañía de los humanos, lo que hace de él un gran compañero.

Es esta primera cualidad, la ausencia de pelo, la que hace que debamos proporcionar a los gatos de esta raza algunos cuidados especiales:

Frío y calor

El pelo es una protección natural que la naturaleza confiere a los animales, de la que el gato Esfinge carece. Por ello es muy importante que en invierno disfrute de una temperatura constante de en torno a los 20 grados. No está totalmente desprotegido, ya que estos gatos poseen una capa de grasa que hace de aislante cuando hace frío, pero no puede soportar bajas temperaturas durante mucho tiempo.

En verano, el cuidado más importante que debemos proporcionarle es evitar que se queme con el sol. Normalmente, el instinto les avisa y los gatos se retiran a la sombra antes de quemarse, pero es conveniente, cuando son cachorros, aplicarles una crema de protección solar los primeros días que se expongan al sol.

Higiene


Debemos prestar atención a sus ojos y a sus oídos. Los gatos pertenecientes a esta raza no tienen cejas ni pestañas, por lo que sus ojos están más desprotegidos. Para paliar esto, y como medida de protección, suele producir legañas en los ojos y cera en los oídos, que deberemos limpiar semanalmente.

Baño

Aunque no tenga pelo, no por ello debemos dejar de bañarlo, al menos una vez a la semana. Cuando sude, lo que es habitual en verano, deberemos limpiarlo utilizando un paño húmedo o toallitas de bebé.

Por último, como tiene la temperatura corporal más alta, el gato esfinge suele sudar. Para la limpieza del cuerpo se puede utilizar un paño húmedo o toallitas de bebé que habrá que pasárselas suavemente por la piel.

9 comentarios

  1. Estoy de acuerdo contigo Cristina: a mí tampoco me gustan nada. Eso sí, me recuerdan a un capítulo de la mítica serie “Friends”, en el que Rachel se gasta un montón de dinero en un gato Esfinge para luego tener que volver a venderlo. Resulta que en este caso el gatito no era un buen compañero y la tenía llena de arañazos.

  2. Yo sin conocerlos decía que no me gustaban…hasta que fui a la casa de una amiga que tenia uno y me enamore…son preciosos y su carácter es espectacular…

  3. Esos gatos son espectaculares, quiero uno pero no se como conseguirlo en Colombia, si alguien lo sabe agradeceria dicha informacion.

  4. Es el animalito más cariñoso y amoroso de la tierra, es dulce e inteligente y el que tiene uno no lo cambia por nada de lo que se hace querer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *