Cuidados de la cobaya


Si decides tener una cobaya como mascota, lo primero que has de proporcionarle es un lugar amplio donde vivir, como una jaula de conejos que ha de tener todo tipo de accesorios que favorezcan su movilidad, como escaleras, rueda, para que pueda desplazarse a sus anchas y una cama que deberá estar hecha con material absorbente, como papel, pero no utilices virutas de madera o arena del gato ya que podría provocarle problemas de salud a tu mascota. La jaula deberemos colocarla en un lugar de la casa donde no le dé el sol de forma directa.

Su dieta es vegetariana. Si prefieres darle pienso, existe una gran variedad de ellos en el mercado, pero aun así, deberás completar su dieta con vegetales frescos como acelgas, lechugas, espinacas o cáscara de pepino. No es aconsejable darles mucha fruta, ya que puede causarles diarrea.
También puedes darle de vez en cuando una golosina, como pipas sin sal, así como heno o alfalfa que, además de comérselo, lo utilizará para hacerse una cama más cómoda.

Es necesario que disponga que abundante agua fresca, por lo que deberá tener acceso a un bebedero cuyo agua deberemos cambiar todos los días.

La cobaya es un animalito muy limpio pero aun así será necesario que lo cepilles a menudo para mantener su pelo brillante, sobre todo si te has decantado por un cobaya de pelo largo. Deberás bañarlo cada tres o cuatro meses, cuidando siempre de que el agua esté templada y si utilizas jabón debe ser neutro para no provocarle irritación en la piel. Para secarlo no utilices el secador.

Debes limpiar la jaula diariamente y cambiar el material absorbente de su cama todos los días para evitar que se acumule suciedad y malos olores. Con estos simples cuidados tendrás a tu mascota sana y contenta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *