Cómo conseguir un mayor bienestar en el hogar para los gatos con artrosis

gatos-artrosis
Anteriormente, hemos hablado de los cuidados que necesita un gato que padece de artrosis. Una enfermedad crónica, que se detecta sobre todo por la movilidad reducida, pero que tiene también otra serie de manifestaciones que condicionan la vida del minino en el hogar. ¿Qué puede hacerse? Varios son los consejos. De hecho, a cada problema, hay una solución.

Las afecciones

Con la artrosis, el gato empieza a mostrar problemas de movilidad, por ejemplo, tiene dificultades para subir o bajar escaleras, afectando también a su actividad en la que se producen cambios porque tiene menos ganas de jugar, no sale al exterior (si hay casa con jardín o zona abierta).

Es una enfermedad que también produce algunas modificaciones en su manera de asearse porque el gato tiende a limpiarse más en las zonas en las que nota más dolor por la artrosis.

También se producen cambios en su carácter, ya que tendrá menos ganas de relacionarse con otros mininos y tampoco tolerará que le toquen, lo que conllevará a una menor interacción con todo su entorno.

gatos

Las soluciones y consejos

El gato con artrosis tiene problemas de movilidad. Un motivo por el que es especialmente importante que todas sus cosas como el comedero, arenero, cama o juguetes, entre otras, las tenga siempre a su alcance y en una zona sin escaleras para que no tenga que subir ni bajar.

No obstante, si el gato prefiere, por ejemplo, descansar en el sofá porque está habituado a ello o zonas que están más altas, lo que se puede hacer es colocar escalones que le hagan más fácil la subida y la bajada.

También es conveniente cambiarle algunos artículos suyos. Especialmente importante es la cama. Se recomienda que sea blanda y confortable para que las articulaciones puedan descansar mejor. Además, es fundamental que se sitúe en una zona tranquila y en la que el minino se sienta frío.

Cuando el gato tiene artrosis, probablemente será necesario que se le ayude en su higiene para llegar a zonas a las que el minino ya no puede alcanzar como los ojos o la región perineal. Hay que prestar atención a sus uñas porque, al hacer menos ejercicio, no se desgastarán. Esto hará que sea necesario que se corten con más frecuencia.

Y otro consejo muy útil es usar en el arenero una arena de grano fino. La clave está en que es más blanda, ayudando así a que sus patas no sufran ni se resientan tanto.

Artículos relacionados:

Consejos para cuidar al gato con artrosis

Flexadin Plus, un complemento que mejora la vida de perros y gatos con artrosis

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver más

  • Responsable: Cros Digital SL.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.