Uvas y pasas, alimentos muy peligrosos para los perros


Aunque a muchos no se les hubiera ocurrido nunca, hay algunas frutas que son beneficiosas para los perros, ya que pueden prevenir algunas enfermedades como, por ejemplo, el cáncer. Sin embargo hay que tener mucho cuidado de dos de ellas: las uvas y las pasas.

Hay mucha gente que considera que la toxicidad de las uvas y las pasas es tan solo una leyenda urbana, pero lo cierto es que se han dado demasiados casos e, incluso, se han publicado artículos científicos sobre el tema. El caso es que hay muchos perros que comen uvas y que nunca han tenido ningún problema. En el lado contrario, encontramos perros que han fallecido comiendo cantidades pequeñas. ¿Quieres conocer más datos sobre el tema?

Sustancia tóxica

La sustancia tóxica dentro de las uvas y pasas es desconocida, pero estas frutas pueden causar insuficiencias renales en los perros e, incluso, en las mascotas que ya tienen ciertos problemas de salud, los síntomas pueden ser más serios. Según un estudio realizado por el Animal Poisson Control Center (Centro de Control de Envenenamiento Animal), uno de cada tres perros es afectado al comer uvas, lo que quiere decir que no a todos los canes o razas les afecta de la misma manera

Fallo renal acelerado

Como te comentábamos anteriormente, las uvas y la pasas pueden causarle un fallo renal acelerado a tu perro, daño que comienza con un malestar gastrointestinal seguido de insuficiencia renal aguda. Sin embargo, el extracto de la semilla de uva no se considera una amenaza.

Síntomas

Después de comer uvas o pasas, los perros pueden tener síntomas tales como vomito, diarrea, letargo, mucha sed, fallo renal y un fallo renal acelerado, que puede desarrollarse dentro de las 24 horas e, incluso, varios días después.

Qué hacer en caso de que tu pero coma uvas o pasas

Si tu perro ha comido una cantidad considerable de uvas o pasas, deberás hacerlo vomitar, darle de comer carbón activado para disminuir la absorción de cualquier cosa que esté causando el fallo del riñón y llévalo al veterinario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *