Por qué migran los animales


En el corazón de todas las especies que realizan la migración existe un instinto muy básico: el de la supervivencia. La mayoría de las migraciones permiten a una especie poder prosperar, dejando un lugar cuando no hay suficiente comida. Esto es muy importante para evitar el agotamiento, a largo plazo, de las fuentes de alimentos en un área. Estos movimientos periódicos implican que cada individuo tiene una mejor oportunidad de encontrar suficiente comida para seguir viviendo.

Si bien las migraciones impulsadas por los alimentos pueden realizarse de manera muy regular, hay otras variables que pueden afectar la disponibilidad de alimentos, incluyendo el clima y los niveles de población de otras especies que comparten el mismo territorio. Por esta razón, algunas especies utilizan los patrones de migración irregular para ir adaptándose a las nuevas condiciones.

Otro punto muy importante a tener en cuenta en las migraciones es el agua. Cuando sus fuentes de agua regulares se secan, se dirigen hacia la maleza en busca de hierba y más agua. Las migraciones durante la estación seca pueden ser alteradas por el sonido de los truenos y la visualización de nubes de lluvia.

Los patrones de migración también benefician la cría y la reproducción, ya que permite que los nuevos miembros de las manadas nazcan en regiones con fuentes de alimento más ricas o más lejos de los depredadores peligrosos. Algunas migraciones son impulsadas tanto por la alimentación como por la reproducción. Las rutas de migración y las distancias varían según la especie, pero siempre suelen realizarse cientos de kilómetros en los viajes migratorios.

Comportamiento,
>

También te puede interesar...

3 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *