Piscinas para perros: consejos para disfrutar con tu mascota

perros-piscina
En verano, se pueden hacer muchas más actividades con los perros que, sobre todo, son acuáticas. Y es que cada vez es más habitual que haya piscinas en las que se acepta la entrada de perros y que cuentan con instalaciones específicas para ellos con el fin de que también puedan disfrutar de un buen día de baños al aire libre. Sin embargo, si el perro nunca ha ido, es importante seguir una serie de consejos para que se adapte bien, disfrute y tenga una buena experiencia que desee repetir.

Pasos para su adaptación

Cuando el perro va por primera vez a la piscina, el entorno no le será conocido y puede que sienta algo de miedo por lo que una de las claves es tranquilizarle y hacerle saber que no va a estar solo, siendo conveniente acompañarlo en todo momento.

Además, la aproximación al agua de la piscina tiene que hacerse progresivamente porque habrá perros que, inicialmente, sientan algún rechazo, mientras que otros entrarán sin problemas a la piscina.

Si el perro muestra alguna reticencia, es mejor no forzarle y respetar su decisión. Para que cambie de idea, se le puede dejar viendo como otros perros disfrutan de la piscina o que observe como el dueño se mete en ella y que es un sitio seguro.

perros-piscina
Para que pierda el miedo o tenga una mayor sensación de seguridad, una de las principales claves es que sepa dónde está la entrada y la salida. En general, este tipo de instalaciones suelen ser seguras y con estas zonas de acceso muy claramente definidas y señalizadas.

Es importante hacerle ver por dónde se sale y se entra para que pueda saber por dónde hacerlo siempre que quiera entrar o salir de la piscina.

Dentro del agua

Durante el baño es fundamental también no dejarle solo, sobre todo, las primeras veces. La presencia de personas dentro de la piscina para perros suele estar permitida en la mayoría de las instalaciones para acompañarles o que disfruten correctamente de los objetos de fuego que tengan dispuestos.

Este acompañamiento es fundamental porque, en ocasiones, los perros sienten calambres o tirones cuando realizan una actividad acuática. Esto puede generarles miedo y hacerles sentir inseguros. Si el dueño está al lado, estarán más tranquilos. Pero, para ello, es importante estar muy atentos a cualquier posible señal que muestren para aliviarles y ayudarles.

Artículos relacionados:

Piscinas para perros

La seguridad de los perros en las piscinas

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *