Petardos: consejos para que no le afecten a tu mascota

perro-fuegos-artificiales
En estas fiestas navideñas, sobre todo, de cara a las celebraciones de Nochevieja y de Año Nuevo, es habitual que haya ruido de petardos y de fuegos artificiales. Es un sonido que suele molestar a las mascotas específicamente. Un motivo por el que es importante adoptar una serie de medidas y pautas adicionales a las que se toman para evitar el ruido en general para que los animales no se alteren y estén en perfectas condiciones. Siempre la mejor opción, por supuesto, es la prevención, pero hay veces que no se puede evitar que escuchen este ruido. ¿Qué hacer entonces? Toma buena nota de estos consejos adicionales para perros y gatos.

Perros

Para que el perro no se asuste y no se estrese con el sonido de petardos o de fuegos artificiales que se puedan escuchar desde casa, una buena opción es envolverlo en una manta y mantenerlo cerca e, incluso, sobre nosotros, para que note calma y sienta que no hay ningún motivo de preocupación ni problema.

Otra buena opción es ocultarle el ruido, aunque a veces es complicado cuando se está muy cerca de sitios en los que es habitual que se tiren petardos. Por ejemplo, el sonido de la televisión o de música puede ayudar, por lo menos, a que perciban la estridencia del petardo con menos intensidad. Una buena opción es la de poner música de relajación específica para perros.

Gatos

A los gatos también les da miedo el sonido de los petardos, así como los fuegos artificiales. Para estas mascotas es conveniente preparar un entorno que sea idóneo para ellas y que debe incluir una serie de elementos. El primero de ellos es estar en penumbra para evitar que entre la luz de los fuegos artificiales, lo que se consigue con menos luces, bajando persianas y teniendo las cortinas tapando las ventanas.

perros-petardos
También es bueno poner en la habitación una caja de cartón en la que el gato pueda instalarse e, incluso, meterse dentro de ella porque les da mucha seguridad y tranquilidad.

El siguiente consejo es tratar de reducir el nivel de ruido al máximo posible para que no lo escuche. En este caso, una buena opción, al igual que para los perros, es ponerles música específica que tranquilice al minino.

Y, sobre todo, y muy importante, es no dejar solos nunca en casa o en el lugar en el que se esté ni al perro ni al gato. Sentirnos cerca les será de gran ayuda para superar esta situación tan desagradable para ellos.

Artículos relacionados:

Consejos para evitar que el perro tenga miedo al ruido

Miedo a los ruidos (gatos)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *