Los perros y las bicicletas

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


¿Te has dado cuenta de cómo le gusta a tu perro perseguir a los ciclistas? Lo que en principio parecía una gracia de un cachorro, cuando se hacen adultos, esto puede convertirse en un verdadero problema. Que los perros persigan bicicletas, es un problema de comportamiento bastante común. Los perros tienen una tendencia natural a querer perseguir objetos en movimiento. Debes centrarte en corregir este comportamiento para que se vuelva un perro con control cada vez que vea algo en movimiento que pasa por su lado.

Es importante darse cuenta de que se trata de un comportamiento natural. Desde muy pequeño, debes permitirle que se mueva junto a las bicicletas para que el animal pueda entender que estas no son ningún peligro del que haya que defenderse. Puedes pedir ayuda a un amigo tuyo para que te ayude durante los ejercicios de entrenamiento.

Lo que podéis hacer es que tu amigo se monte en la bicicleta mientras tú le repites órdenes al animal que impliquen obediencia como por ejemplo: quieto, tranquilo, etc. Puede que esta tarea te lleve algún tiempo pero, no desesperes, porque seguro que el animal termina aprendiéndolo perfectamente.

Si después de intentarlos muchas veces, ves que el animal no entra en razón, lo que podéis hacer es utilizar algún elemento disuasorio como por ejemplo un chorro de agua. Deja que el perro corra ladrando hacia la bicicleta y cuando llegue tu amigo puede “dispararle” un pequeño chorro de agua. De esta manera el animal asociará una acción negativa con la bicicleta y sabrá que no tiene que acercarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *