La historia más entrañable de una ardilla y su cría

ardilla
Los perros y los gatos son siempre los grandes protagonistas de las historias más entrañables y sorprendentes en relación a las mascotas. Sin embargo, hay otra serie de animales que también tienen vivencias y experiencias un tanto sorprendentes. Es el caso de las ardillas. Y, en concreto, una de ellas que tuvo que hacer un nido dentro de una caja de cartón para poder cuidar a su cría.

La historia

Los hechos sucedieron en Sudáfrica. Todo comenzó cuando Simone Serfontein se encontró con una ardilla que se había caído de un árbol. Era una cría que, en ese momento, estaba totalmente desprotegida porque su madre no aparecía para ayudarla.

Un motivo por el que Simone se decidió a cogerla y encargarse de ella para cuidarla porque era muy pequeña –la ardilla tendría unos cinco o seis días de vida-, y estaba helada. Además, la pequeña ardilla no hacía nada más que llamar a mamá ardilla.

Simone se ocupó de la ardilla, que todavía no tenía ni pelo y su piel era rosada. Una tarea que no fue fácil. Una de las cosas más complicada fue darle de comer porque demandaba comida cada ahora, e incluso, precisaba alimento por la noche.

ardilla-duena

La caja de cartón

También hubo problemas para que Dingetjie, como le puso de nombre, durmiera. Y es que intentó prepararle una cama en una caja de cartón. Sin embargo, la pequeña ardilla no quería descansar ahí y prefería dormir con Simone. Así, se sentía más cálida y tranquila.

Sin embargo, un día, se decidió que ya era el momento de que la ardilla estuviera en la naturaleza. Y así se le dejó en libertad. Pero la ardilla no olvidó todo lo que había hecho Simone por ella.

Es más. En su etapa adulta, Dingetjie se quedó embarazada y decidió hacer un nido en casa de Simone para cuidar a su cría. Y para ello optó por uno de los cajones de la casa y por papel higiénico para hacer el nido más confortable y que su segunda cría –la primera murió-, estuviera bien.

Sin embargo, también falleció en los primeros meses de vida, pero volvió a estar embarazada de nuevo. En esta ocasión, la cría tuvo que ser cuidada por Simone porque la ardilla no producía leche.

Artículos relacionados:

La reproducción de las ardillas

Cuidados de la ardillas

Ardillas, Curiosidades,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *