La casa de los erizos


Los erizos son pequeños animales de compañía exóticos que se están volviendo cada vez más populares. El cuidado de un erizo es fácil, pero tienen algunas necesidades especiales. Los erizos son unos bonitos animalitos sin pelo que son muy tímidos. Estas mascotas raramente muerden, pero pueden acurrucarse haciéndose una bola en cuanto se asustan o se sienten amenazados. A veces se comportan de manera extraña echando espuma por la boca. Pueden reaccionar de esta manera cuando se encuentran con algo nuevo, como un olor desconocido. Este comportamiento es normal y no debe ser motivo de preocupación.

La “vivienda” de un erizo debe ser un recinto con una base sólida y los lados lo suficientemente alto como para impedir que se marche. Para ayudar a mantener limpia su casa, se deben retirar los excrementos todos los días. El resto, puede limpiarse una vez por semana. Si se utilizan productos de limpieza fuertes, asegúrate de enjuagar bien la jaula para evitar exponer el erizo a cualquier peligro nocivo.

Dado que los erizos son criaturas tímidas, es posible que deseen tener un lugar para esconderse dentro de la jaula. Un saquito de comida de papel funciona muy bien, ya que es desechable y se puede sustituir con facilidad.

La dieta de un erizo debe estar formada por alimentos especialmente pensados para ellos. Además de su comida especializada, pueden ser alimentados con una mezcla de frutas y verduras como por ejemplo: las espinacas o la lechuga, la manzana picada, zanahoria, plátano y uvas. No te olvides de incluir en su jaula un buen bebedero que deberás limpiar todos los días.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *