Hipotiroidismo en gatos


Al igual que ocurre en los seres humanos, los gatos pueden desarrollar hipotiroidismo, una enfermedad que se caracteriza por una baja función del tiroides que supone que se liberen menos hormonas tiroideas de las que el organismo del animal necesita para que sus funciones corporales se desarrollen de forma correcta.

La importancia de las hormonas tiroideas es muy alta, ya que participan en procesos como la autorregulación de la temperatura corporal, la síntesis y la degradación de proteínas y grasas, así como el metabolismo de los azúcares.

El hipotiroidismo puede ser primario o secundario. En el primer caso se deberá a una falta de desarrollo de la glándula tiroides o a un problema en la misma y en el segundo no se sintetiza bien las hormonas tiroideas porque fallan las hormonas que controlan el funcionamiento de la glándula tiroides.

Los síntomas que puede presentar nuestro gato cuando padece hipotiroidismo son aumento de peso y obesidad sin aumentar la cantidad de alimento que ingiere, depresión y estado de ánimo bajo así como lesiones cutáneas como psoriasis y en algunos casos caída del pelo.

También suele ir acompañado de alteraciones cardiacas como bradicardia, intolerancia al ejercicio, debilidad y cansancio.

Si nuestro gato presenta alguno de estos síntomas deberemos llevarle al veterinario, quien le practicará un análisis de sangre para medir la concentración de hormonas tiroideas, determinando así la existencia de la enfermedad.

Una vez que el hipotiroidismo haya sido diagnosticado, se le tratará con hormonas sintéticas sustitutivas de la hormonas tiroideas para regular los niveles de la misma en sangre. Es necesario que el animal siga este tratamiento de por vida, ya que de no hacerlo puede sufrir enfermedades graves de corazón y la muerte.

Si nuestro veterinario le realiza un seguimiento correcto y le damos el tratamiento indicado, la calidad de vida del animal será buena.

3 comentarios

  1. bueno leyendo esto, yo tengo mi gata a la cual hace un mes al parecer sus glándulas se le han inflamado, ya que tiene dos bolas en el cuello… Justo a los costados parece las amígdalas y también esta gordita un poco. Aun no la he llevado Al veterinario, pero como tengo un familiar con esta enfermedad no se, pude deducir que tal vez tendría esta enfermedad,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *