Esterilizar a tu mascota

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


La esterilización quirúrgica de una hembra se basa en la eliminación de los ovarios, el oviducto y el útero. En el caso de la esterilización de los machos se realiza eliminando los testículos. Ambas cirugías son seguras cuando se efectúan por un veterinario cualificado. Y no solo son seguras, sino que también suelen ser beneficiosas para la salud del animal.

La esterilización también sirve de ayuda a la hora de no crear demasiadas camadas innumerables de mascotas que ni siquiera van a poder ser adoptadas y terminarán siendo abandonadas o sacrificadas. Las protectoras de animales, fundaciones de rescate, refugios, etc. recomiendan realizar la esterilización para no verse en la obligación de terminar sacrificando a los animales por falta de recursos y hogares de adopción. La gente, a menudo, es reacia a la hora de pensar en esterilizar a sus mascotas argumentando razones que si se piensan con detenimiento se caen por su propio peso:

– “Mi mascota es macho, así que no hace falta ya que son ellas las que se quedan embarazadas”. ¿Nos hemos olvidado que se necesitan un macho y una hembra para fecundar? Esa no es una razón lógica y además puede resultar hasta machista.

– “Quiero que mis hijos puedan ver el milagro del nacimiento.” Hay otras maneras de enseñar a los niños cómo se producen los nacimientos, por ejemplo, las visitas a una granja o un zoológico. El nacimiento es maravilloso pero… ¿quién se va a ocupar de los cachorros?

– “Las hembras necesitan parir al menos una vez en la vida para que su salud sea buena”. No hay ninguna razón por la que las hembras deban parir obligatoriamente. Esto no va a mejorar su salud ni a cambiar su personalidad. De hecho, la esterilización antes de su primer celo reducirá significativamente sus posibilidades de desarrollar un cáncer de mama a lo largo de su vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *