Este gato robótico puede convertirse en la mascota del futuro

gato-robotico
La tecnología ha irrumpido con gran fuerza en muchas facetas de la vida y en el segmento de las mascotas a través de diferentes sistemas para, por ejemplo, vigilarlas desde el smartphone para saber cómo se encuentran cuando están fuera de casa, aplicaciones para controlar las vacunaciones, redes sociales para estar en contacto con otros animales de compañía… Pero también se están produciendo avances que llaman la atención. Es el caso de MarsCat. Un nombre bajo el que hay un gato robótico con características de un minino real. ¿Conseguirá sustituir al minino y convertirse en la mascota del futuro?

El gato robótico

MarsCat tiene muchas similitudes con un gato real. Aunque es un robot, tiene particularidades propias de los mininos. Por ejemplo, es capaz de caminar a cuatro patas, maullar, dormir e interactuar con las personas.

Y eso no es todo porque ha sido diseñado con una serie de funciones, que también son muy parecidas a las de un gato e, incluso, a las de un perro: puede dar la patita, rueda y juega.

Aparte, MarsCat está preparado para hacer compañía a las personas, incluyendo los niños para los que no es solo un buen compañero de juegos. Es más, cuando está en activo, se para con el fin de recibir mimos y caricias.

gato-robotico
Unas funciones que son posibles, en gran parte, gracias a una cámara de cinco megapíxeles que incorpora y con la que este gato robótico visibiliza todo lo que le rodea.

Y más sorprendente todavía es su capacidad para reconocer hasta 20 palabras y distinguir diversas voces. A todo ello, hay que añadir las posibilidades que ofrece de programarse en función de las necesidades de cada persona.

Y, aunque todavía es pronto para saber si se convertirá en la mascota del futuro, lo cierto es que puede ser una opción ideal para aquellas personas que no tienen demasiado tiempo, pero quieren un animal de compañía.

También es útil en pisos arrendados en los que no está permitida la presencia de animales, así como para los niños para que vayan aprendiendo responsabilidades y desarrollen algunas habilidades o la parte afectiva.

No obstante, un dato importante a tener en cuenta es que tiene una autonomía de entre dos o tres horas al día, siendo fundamental no olvidarse de recargarlo durante sus “horas de sueño”.

Diseño

El gato robótico se ha diseñado en cuatro colores: gris, negro, marrón y blanco. Su precio supera los 1.000 euros, aunque de momento es un proyecto que se está impulsando a través de una plataforma de crowdfunding.

Artículos relacionados:

Laika, el robot con IA para cuidar perros

Virobi, el robot de limpieza que se lleva los pelos de tus mascotas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *