El cuerpo de un Gran Danés

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


El Gran Danés es una raza de perro gigante cuya apariencia implica majestuosidad y poder vaya donde vaya. Aunque su forma es muy atlética su temperamento es tranquilo y reservado. Se suele utilizar como animal de compañía aunque por su tamaño os recomendamos que tengáis una casa muy grande para que este inmenso animal esté a gusto.

Su cabeza se caracteriza por ser muy ancha y estar perfectamente desarrollada. Tiene un hocico grande, con forma rectangular. La mandíbula están bien desarrollados y la nariz es bastante pronunciada y de color negro. Sus ojos son vivaces y le hacen tener un aspecto muy inteligente. Dichos ojos pueden variar de color y seguro que has visto a más de uno de estos preciosos animales con uno de cada color, resaltando uno de color claro.


Sus orejas son largas y ya se está pasando la moda de tener que cortárselas para que se mantengan levantadas. Sus labios no son demasiado gruesos y suelen ser muy suaves. Estos ayudan a que el Gran Danés sea un perro que babea un poco. El cuello es largo y muy musculoso. Tiende a estrecharse ligeramente hacia la garganta y desemboca en un pecho muy bien desarrollado, ancho y amplio.

La caja torácica es muy sólida, con una notable subida hacia arriba en la parte del abdomen esto, le da un aspecto mucho más atlético. Las patas delanteras son rectas, muy musculosas y fuertes. Su cola es bastante larga y va disminuyendo desde la base hasta la punta. ¿Te imaginas que uno de estos perritos te dé un pisotón? Sus pezuñas son compactas y redondeadas al igual que sus almohadillas. Gracias a estas, se mueve con un paso firme y rápido.

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *