Consejos para evitar que el perro se pierda

perros-perdidos
En algunas ocasiones, y de forma accidental, se pierde el perro. Es algo que suele suceder cuando se está al aire libre y se le suelta la correa para que pueda hacer ejercicio, correr, relacionarse con otros canes… y, sobre todo, cuando se está en un entorno nuevo para el perro como campos, montañas… Son situaciones en las que conviene extremar las precauciones y la atención para evitar que el perro se pierda. Y, ¿qué puede hacerse? Varios son los consejos que pueden ponerse en práctica en estos casos y para cualquier otra situación en la que el perro salga del hogar.

Perro identificado

Una de las primeras acciones para evitar que el perro se pierda es tener a la mascota identificada a través del microchip que es obligatorio en España. En realidad, esto no impide que el perro se desoriente o lo perdamos de vista, pero facilita su localización y que vuelva al hogar.

También es conveniente llevarlo con la correa, eligiendo un modelo que le facilite correr y caminar por donde quiera para que tenga sus momentos de ocio y cubra sus necesidades, pero siempre bajo control.

Otra buena pauta es que el collar incorpore un GPS para localizarlo si se ha perdido o bien algún otro sistema de localización. En las tiendas de mascotas, es posible encontrar diferentes sistemas. Por ejemplo, están los modelos de ondas de radio o bien los que requieren una tarjeta SIM.

perros-perdidos
Muchos de estos sistemas tienen la ventaja de que permiten la conexión o vinculación con el smartphone a través de aplicaciones específicas o bien otros métodos, lo que facilita que el dueño siempre sepa donde está el can.

Otras acciones

Aparte de estos pasos, es fundamental que el perro esté bien educado para que no se escape, procurando no soltarlo nunca antes de estar seguros de que siempre responde a las llamadas y de que se ha establecido un buen vínculo entre el dueño y el can.

Y, si se ha escapado, la pauta está en no correr detrás de él. Este acto, que a veces se hace de forma natural e inconsciente, propicia que el perro se asuste aún más. Lo mejor es que, cuando se pare, se intente llamar su atención, lo que siempre se debe hacer agachado y con los brazos extendidos. Además, hay que hablarle con palabras cariñosas y amables.

No obstante, son consejos que no son infalibles porque puede haber situaciones que hayan generado estrés en el perro y ante las que sea menos dócil y obediente. Un motivo por lo que siempre lo más seguro es no soltarle nunca la correa.

Artículos relacionados:

Errores al educar perros

Consejos para educar al perro en casa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *