Conjuntivitis en los gatos


La conjuntivitis en los gatos tiene muchas causas, y los síntomas concretos varían con cada una de ellas, pero normalmente comenzará con un lagrimeo que se espesa posteriormete. La conjuntiva -membrana mucosa muy fina que tapiza interiormente los párpados y parte del globo ocular de los vertebrados- se enrojece y puede inflamarse, especialmente cuando la causa es una alergia, acusando el gato con frecuencia su molestia. En posteriores fases de la conjuntivitis puede afectarse la córnea y producirse queratitis.

Además de las alergias, causas de conjuntivitis son la irritación por cuerpos extraños, heridas, entropión -borde del párpado vuelto hacia dentro- y agentes químicos como el jabón, escapes, y los insecticidas de aerosol. Pueden causarla también parásitos del ojo, especialmente el Thelazia californiensis de América. En los casos de conjuntivitis se han hallado diversos microorganismos, siendo común en las enfermedades respiratorias virales -gripe del gato-. En algunos casos de infecciones víricas, la reacción de los ojos puede ser muy leve, pero con la rinotraqueitis vírica felina -FVR- suelen producirse tumefacción -hinchazón, tumor-, flujo, y molestias importantes.

No hay que tomar la conjuntivitis a la ligera, por dos razones, como es la posibilidad de una infección viral, y que pueda extenderse y afectar a otras partes del cuerpo. Se debe acudir al veterinario, que pondrá un tratamiento basado normalmente en lavados con sal, gotas de antibióticos y posiblemente otras medicaciones.

En los gatitos que se recuperan de infecciones virales, puede llegar a desarrollarse ciertas afecciones crónicas, incluso con adherencia entre la conjuntiva y el ojo ocular, o entre diferentes partes de la conjuntiva, siendo a menudo muy difíciles de poder tratar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *