Bucéfalo el caballo más famoso de la antigüedad


Los caballos han estado siempre unidos a la historia de la humanidad y, por tanto, han estado presentes en diferentes eventos como por ejemplo las batallas. Un caballo en concreto es recordado con el paso de los siglos: Bucéfalo, el fiel compañero de Alejandro Magno. Su belleza siempre ha sido descrita por los historiadores. Se trataba de un caballo de reluciente de pelaje negro, con una mancha blanca al frente.

Bucéfalo era un caballo nacido en Tesalia que llegó a manos de Alejandro Magno como parte de un cargamento de caballos a la zona en la que él vivía. Su padre el rey Filipo, fue el encargado de comprarlo. El día que el joven Alejandro, de 9 años, adquirió a Bucéfalo según cuenta la leyenda, su vendedor se lo ofreció al rey debido a los problemas que el joven animal daba. Al parecer, nadie conseguiría domar al caballo negro.

Filipo no se atrevió al principio a adquirirlo pero, al escuchar a su hijo como se haría cargo de él, cambió de opinión. Para domarlo, el joven lo colocó frente al sol, algo que hizo que el animal se calmara al hacer que el animal no viera su sombra que era el motivo por el que siempre estaba inquieto. Las leyendas cuentan como poco a poco el caballo fue formando parte de las batallas por conquistar todo lo que se ponía por delante.

Su padre, al ver lo que había hecho con el animal le dijo que conquistase el mundo ya que Macedonia era algo muy pequeño para su gran poder militar. Bucéfalo murió en Pakistán un par de años luego que su amo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *