Así nació la vocación por el arte de estos gatos japoneses

gatos-museo
Los gatos son grandes aficionados al arte. Al menos parece ser el caso de estos mininos japoneses que intentan desde hace años entrar en un museo para ver todas sus colecciones y exposiciones. Los guardas de seguridad intentan echarlos nada más verlos, aunque en alguna ocasión han llegado a colarse. Pero, ¿de dónde viene todo ese interés por el arte y por entrar en ese espacio?

La historia

Todo comenzó con una exposición de fotografías de gatos de Mitsuaki Iwago, que se exponía en el Museo de Arte Hiroshima Onomichi. Un buen día apareció por allí un primer gato negro con la intención de entrar en este museo, previsiblemente, con la intención de disfrutar de esta muestra inspirada en los gatos.

Sin embargo, su acceso fue denegado por el personal de seguridad. Pero esto no impedido que el gato siga insistiendo una y otra vez en que quiere entrar a este museo para ver las colecciones. Y eso que ya no están expuestas las imágenes de los gatos.

La historia no acaba aquí porque este gato negro, al final, fue acompañado de otro gato pelirrojo para intentar los dos acceder al museo, mostrando así unas grandes dotes de persistencia.

gatos-museo
Las imágenes de estos mininos se han hecho virales en las redes sociales porque realizan todos los días un nuevo intento de entrar en este espacio del que vuelven a ser rechazados una y otra vez.

Esto ha hecho que los gatos se hayan convertido en personajes muy famosos a través de Internet y surjan preguntas sobre quiénes son estos mininos. Y, aunque siguen sin poder entrar, lo cierto es que por lo menos las personas de seguridad se han familiarizado con ellos.

Cada vez les prestan más atenciones y mimos. A lo mejor ahora, el motivo de acudir al muso ya no es la obra de arte, sino precisamente esas atenciones.

Los gatos

Realmente, poco se sabe de estos gatos que acuden cada día al museo para hacer la intentona de entrar en él. Se cree que viven cerca, pero tampoco existe total constancia. De momento, sus nombres sí que han trascendido: son Ken Chan y Gosaku. O, por lo menos, así se les conoce en las redes sociales.

Artículos relacionados:

Goma, el perrito que enamora a todo el mundo por sus orejas

Bert: la historia del pomeranio que pasó del abandono a ser una estrella

Curiosidades, Gatos,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *