Ángel: el gato que encontró a su dueño por su barriga

angel
Ángel es el nombre de un gatito que tiene una curiosa historia tras de sí. Y es que encontró a su dueño justo por su barriga. Una parte del cuerpo que le parecía muy confortable para dormir y echarse la siesta mientras también dormía su dueño australiano que, hasta el momento, no había tenido nunca ninguna mascota. Así fue su encuentro.

La historia

Ángel es, o más bien era, un gato callejero porque ahora tiene un hogar y un dueño que lo cuida y le presta todas las atenciones que necesita. Dueño y mascota no se conocían de nada con anterioridad, aunque han comenzado a mantener una relación muy estrecha y, realmente, entrañable.

Todo comenzó un día en el que Ali Safa, que es de Canberra (Australia), decidió salir al jardín para disfrutar de un excelente día en el que, sin quererlo, se quedó dormido.

Al despertar fue cuando se llevó una grata sorpresa. Y es que allí estaba el gato dormido también en su estómago. Una zona que al minino le pareció muy acogedora y confortable para descansar un rato.

angel
Ali Safa no había tenido nunca ninguna mascota y, en un principio, se mostró sorprendido al ver el gato en su estómago durmiendo tan tranquilo. Eso sí, tardó en darse cuenta de que era un gatito lo que tenía en su regazo porque, al principio, pensó que era una rata.

Lejos de enfadarse, le pareció una escena muy entrañable y no se mostró preocupado por si el gato tenía pulgas o algún otro parásito o enfermedad al ser un minino callejero.

Un gato famoso

La escena era tan tierna que no dudó en hacer unas fotografías que subió a Reedit. A partir de ahí, la historia comenzó a hacerse viral porque todo el mundo comenzó a interesarse por el gato, su estado de salud y su día a día con su dueño.

Ante este interés, su dueño comenzó a publicar el día a día del gato y las novedades que se iban produciendo para informar a todas las personas que se habían interesado por el minino, que sigue a su lado y que no dudó en bautizar como Ángel, a pesar de ser un poco “cabezota” y difícil de educar como explica su propio dueño. Y es que, por ejemplo, no hay manera de que duerma en su camita. Prefiere dormir con Ali Safa. Sin duda, algo tendrá esa barriga.

Artículos relacionados:

La curiosa historia de un perro que era un lobo

La historia más entrañable de una ardilla y su cría

Curiosidades, Gatos, ,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *