¿Ácaros en el perro? Así debes actuar

acaros
Los ácaros no solo son perjudiciales para las personas. Igualmente, lo son para los perros. Y es que estos pequeños microorganismos tienden a invadir la piel y el pelo de los canes. Esto hace que la mascota pueda contraer algunas enfermedades, que van más allá de una irritación de su piel. Es una situación en la que hay que extremar las precauciones porque es probable que las personas que viven con el perro se acaben viendo también afectadas por los ácaros presentes en el pelo del animal de compañía. Y, ¿qué se puede hacer? Aquí van una serie de consejos.

Detección

Lo primero que siempre hay que hacer es estar pendiente para detectar cualquier señal de que el perro puede tener ácaros. Ante el más mínimo indicio de esta afección o bien la comprobación de que los tiene en su piel o pelo, es importante acudir lo más rápidamente posible al veterinario. Así podrá indicar las pautas más idóneas en función del tipo de ácaros que tenga y de los problemas que le hayan podido causar.

Tratamientos

Normalmente, los tratamientos con ácaros se centran en tratar a las mascotas con insecticidas con el fin de acabar con estos pequeños microorganismos que han invadido su piel o pelo.

En la mayoría de estas ocasiones, los tratamientos consisten en tener que aplicar un champú acaricida para bañar al perro con la periodicidad que el veterinario indique en función del nivel de afección en la mascota.

acaros
No obstante, en algunos casos más graves, es preciso hacer una combinación que pasa por utilizar este tipo de champús y el suministro de algunas medicinas, siendo principalmente las más comunes la ivermectina y el amitraz. Los fármacos siempre deben ser prescritos por el veterinario.

Además, en el caso de que los ácaros estén en los oídos –lo que suele ser bastante habitual-, es importante utilizar productos específicos para tratar este tipo de afecciones. Igualmente, es el veterinario el que deberá pautar el más indicado.

Prevención

Ante los ácaros, la mejor arma siempre es la prevención. Para ello, siempre hay que extremar la higiene en torno al perro, siendo conveniente lavar con frecuencia su cama, manta y otros utensilios que estén en contacto directo con la mascota.

También es fundamental cuidar la higiene del perro, sobre todo, en la zona de las orejas, limpiándolas de forma periódica.

Artículos relacionados:

Así debe ser el calendario de salud de tu perro

Síntomas de la otitis en el perro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *