Síntomas de la otitis en el perro

perros-otitis
Una de las enfermedades más comunes en los perros es la otitis, es decir, la inflamación del oído, que puede producirse tanto en su parte externa como en la media o interna. En general, no suele ser una patología grave, pero sí conviene tratarla para evitar que se complique y se produzcan afecciones más importantes sobre la salud de la mascota. Un motivo por el que es muy importante vigilar y estar atento a los síntomas a través de los que se manifiesta con el fin de detectarla lo antes posible. Y este control es especialmente clave porque hay una serie de razas de perros, que son más propensas a padecerla, como es el caso de todas aquellas que tienen las orejas caídas porque se favorece la acumulación de suciedad y, en consecuencia, la infección e inflamación.

Causas

La otitis puede ser producida por diferentes causas, que también conviene conocer con el fin de evitarlas en la medida de lo posible, sobre todo, si el perro es propenso a padecer este tipo de enfermedad.

Una de las principales causas es la introducción de algún cuerpo extraño en sus orejas como pueden ser, por ejemplo, las espigas o algún resto de planta, hierbas… cuando esté en los paseos. También puede producirse por el agua o por la introducción de parásitos y ácaros.

Pero no son las únicas causas, porque la otitis igualmente puede estar producida por bacterias, hongos y levaduras, aparte de ser una consecuencia de alergias y dermatitis atópica o bien de otras patologías como tumores e hipotiroidismo.

perros-otitis

Síntomas

Con independencia de cuál sea la causa de que ha originado la otitis, sus síntomas suelen ser similares. El principal es que el perro empieza a mostrarse incómodo y nervioso, aparte de mover mucho su cabeza. También intenta o se rasca la oreja.

Además, la mascota tratará de buscar alivio a sus molestias restregándose la oreja y la parte de la cabeza en sofás, sillones o camas, entre otros objetos del hogar.

Las orejas también muestran síntomas externos porque pueden supurar pus o sangre, aparte de observarse costras y zonas de enrojecimiento. Incluso, es posible que desprendan mal olor.

En los casos en los que la infección es más importante y está afectando al oído interno, el perro puede llegar a perder el equilibrio y notarse como mareado. Esto, a su vez, es probable que desencadene la aparición de náuseas y vómitos.

Artículos relacionados:

La otitis en perros, más frecuente en verano

Las claves para limpiar las orejas a los perros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *