Asnoterapia, terapia con burros


Además de darnos compañía y cariño, los animales aportan una gran cantidad de beneficios a los seres humanos. En muchas ocasiones te hemos hablado de la zooterpia, es decir, terapias en las que se utiliza el mundo animal para ayudar a personas con problemas (delfinoterapia, equinoterapia, caninoterapia…).

En esta ocasión no hablaremos de perros ni caballos, sino de la asnoterapia, un método de intervención a través del cual se lleva a cabo una terapia psicológica utilizando al burro como co-terapeuta en casa sesión.
SEGUIR LEYENDO “Asnoterapia, terapia con burros”

Musicoterapia para perros


Todos, en mayor o menor medida, hemos experimentado los beneficios de la musicoterapia, bien a manos de un profesional o cuando nos relajamos escuchando esa melodía que nos ayuda a sentirnos tranquilos y a desprendernos del estrés del día a día.

Pero no somos sólo nosotros quienes nos beneficiamos de esta terapia, ya que diferentes estudios han constatado que la musicoterapia también es efectiva a la hora de reducir el estrés en nuestros perros, sobre todo en determinadas circunstancias en las que su nivel de ansiedad es muy alto como, por ejemplo, cuando los dejamos solos en casa.
SEGUIR LEYENDO “Musicoterapia para perros”

Terapia con perros para pacientes de Alzheimer


Que el perro es el mejor amigo del hombre es algo que hoy en día ya nadie duda. Aparte de hacernos compañía y ser un compañero fiel, nos ayudan a rescatar personas desaparecidas tras grandes catástrofes, detectar drogas y ayudar a personas ciegas.

Estas cualidades no terminan aquí, ya que recientemente se ha constatado que tienen un efecto muy positivo en aquellas personas que sufren la enfermedad de Alzheimer y otro tipo de demencias asociadas a la edad, enfermedades degenerativas que se caracterizan por una pérdida progresiva de la memoria y el deterioro de otras facultades mentales.

La terapia realizada con estos animales consiste en la interacción entre el perro y el enfermo mediante juegos sencillos que ayudan a los pacientes a mejorar su nivel de concentración y a recordar nociones básicas como los números y colores, al tiempo que los ayudan a relajarse y mejoran su nivel de socialización.

Las sesiones de terapia con perros suelen durar en torno a una hora, durante las cuales los enfermos pueden sacar a pasear a los perros o bien jugar con ellos, realizando actividades como tirarle la pelota, lo que favorece la psicomotricidad de los pacientes o juegos de memoria que hacen que los afectados deban realizar operaciones matemáticas sencillas o a reconocer los números y letras que el perro les lleva. De este modo se logra estimular las facultades que más mermadas se ven por esta dolencia, permitiendo retrasar el deterioro cognitivo que sufren los pacientes.

Para desempeñar esta función se eligen razas de perros tranquilas que no puedan asustar a los pacientes y se les entrena para la terapia. Lo primero que aprenden es a apoyar la cabeza la cabeza sobre el paciente dejándose acariciar, parte muy importante de la terapia necesaria para que el enfermo confíe en el perro.

Perros lectores


No, no estamos hablando de perros que saben leer, sino de una terapia que se realiza en algunos países con la participación de perros que “enseñan” a los niños pequeños, con problemas de apredizaje, a leer. Los perros que hacen este trabajo están acompañados de unos monitores especializados en la terapia que se realiza en determinados lugares, como por ejemplo bibliotecas, para que los niños mejoren sus habilidades de lectura. Con la ayuda de los animales, los niños aprenden a confiar más en su propia capacidad de lectura.

¿Cómo funciona? Los perros no utilizan el lenguaje verbal, por lo que no critican o ridiculizan los esfuerzos del niño mientras este está leyendo. Los perros muestran interés. A muchas mascotas les gusta que se les hable y les gusta mantener una interacción tranquila con una persona sentada. Todo el proceso se realice en un ambiente muy educativo y muy relajado para que los protagonistas de esta bonita e interesante terapia estén más a gusto.

Premiar al niño por un período de sesiones de trabajo con el perro es fácil, ya que a la mayoría de los pequeños les encantan los animales y después de realizar su ejercicio, podrán disfrutar de una divertida sesión de caricias y juegos con su compañero de terapia.

Los perros, obviamente, no enseñan a leer, lo que hacen es conseguir una serie de beneficios emocionales que pueden facilitar el éxito en muchas de las tareas más estresantes de los pequeños. Estas mascotas también pueden participar en otras terapias, como por ejemplo en las de ayuda a la comunicación.

Terapias con animales


Diferentes estudios han demostrado que los animales nos ayudan a llevar una vida más saludable y feliz. Es por esto que en muchos países se utilizan a las mascotas en diferentes terapias para personas que tienen problemas, ya sean mentales o físicos. Normalmente este tipo de terapias se realiza con perros voluntarios que son llevados por sus dueños para poder ayudar a otra gente. Los animales que más se utilizan son: gatos, perros y conejos.

Estas terapias se realizan a largo plazo y se suelen desarrollar en las instalaciones donde esté la gente con problemas: hospitales, clínicas, centros de rehabilitación, etc. Pero, no pienses que todas las mascotas pueden realizar este “trabajo”. Si estás interesado en realizar este tipo de voluntariado con tu mascota, aquí tienes unos consejos que te servirán para saber si tu animal puede hacerlo o no:

Le encanta la gente
Esto es esencial, de lo contrario tu mascota no disfrutará en ningún momento de lo que está haciendo. Le debe gustar socializar y sobre todo que le toquen y le lleven de un lado para otro.

Se lleva bien con otros animales domésticos
Es muy importante que tolere a los animales de su especie e incluso a otros animales. No debe ser un “perseguidor” nato, ni estar buscando pelea continuamente.

Está bien educado
Tu amigo debe responder a órdenes de obediencia básica, tales como sentarse, quedarse quieto, abajo y venir. También deben conocer prfectamente la palabra “no”.

Responde bien a nuevas experiencias
No debe asustarse si hay ruidos fuertes, súbitos o extraños, si aparece gente que no conoce y si le tocan de repente.