Detectar y tratar la sarna en el perro


La sarna que pueden padecer los perros es una infección grave que está provocada por ácaros que atacan su piel, y aunque no resulta mortal por sí sola, puede llegar a agravar otras dolencias que ya padezca el perro, e incluso hacer que se contagien personas. En el artículo de hoy intentaré dar amplia información sobre este tema, para que sepas cómo detectarla, qué tipos hay, si se puede prevenir, cómo tratarla…

Es una infección que provoca un pequeño ácaro que es parecido a una araña y que tienen cuatro pares de patas. Son bichos muy molestos y nocivos que causan inflamaciones en la piel del can, además de picores intensos y dolor. El objetivo que tienen es alimentarse, mordiendo la piel y cavando galerías por su cuerpo, lo que causa infecciones varias y es prácticamente un destrozo para su cuerpo.
SEGUIR LEYENDO “Detectar y tratar la sarna en el perro”

Sarna y tiña en los gatos


Las infecciones en la piel del felino se deben casi siempre a las pulgas. Uno de los síntomas más significativo es la picazón constante en todo el cuerpo. Esto hace que la piel del gato comience a estropearse. Como consecuencia puede llegar a producirse la denominada sarna felina. Si se deja pasar demasiado tiempo será difícil erradicar esta enfermedad en la piel del gato.

Este tipo de infección a causa del contacto con las pulgas es muy irritante para el animal. Se produce una constante picazón en las axilas, el abdomen y otros sitios del cuerpo. Se puede producir una posible pérdida auditiva si es muy severa. Las mascotas pueden perder el apetito, su piel se cubre de caspa y pierden el pelaje rápidamente. Pero no solo encontramos entre estas enfermedades la sarna, también esta la tiña que es la más común y es llamada científicamente como dermatomicosis.
SEGUIR LEYENDO “Sarna y tiña en los gatos”

La sarna en los perros


Los ácaros que causan la sarna en los perros (tanto sarcóptica y demodécica) siempre están presentes en el cuerpo del animal, pero en pequeñas cantidades que por lo general no le producen ningún daño. Los perros son inmunes a la infección a menos que se reduzca su inmunidad. Dado que la sarna es una enfermedad de la piel, la mayoría de los dueños de perros, pueden pensar que en realidad no es tan peligroso. Sin embargo, las infecciones por sarna tienden a empeorar y a producir graves problemas al animal.

– Esta infección, puede permitir que otros microorganismos le afecten, tales como hongos o bacterias dañinas. La condición de la piel se agravará, y se pueden producir casos de sepsis. Algunos perros con sarna en la zona de los ojos pueden padecer graves infecciones oculares. Aunque los antibióticos pueden conseguir que estos síntomas desaparezcan, el tratamiento debe continuarse para que no se reproduzca.

– Debido a que el perro estará muy incómodo, podrá actuar de manera diferentes. No tendrá un buen apetito, y esto dará lugar a una degeneración de su físico. La pérdida de peso es sólo otra forma de debilitar el sistema inmunitario que ya está afectado.

– Un animal infectado de sarna puede transmitir su enfermedad a otros perros, y en el caso de la sarna sarcóptica, incluso a ti.

– Las infecciones son tratables y la prevención no es tan difícil. Si tienes alguna pequeña sospecha de que tu amigo puede estar infectado por la sarna, llévale al veterinario lo antes posible.