Señales que indican que tu perro está celoso

perros-celos
Al igual que las personas, los perros también pueden tener y sentir celos. Es una emoción que tienen capacidad de experimentar en relación a personas y otros animales porque consideran que se está rompiendo el vínculo establecido con, por ejemplo, el dueño u otro miembro de la unidad familiar. Además, aparecen por diferentes motivos como la llegada de un bebé al hogar o de un nuevo animal de compañía, entre otras posibilidades. Esto hace que el orden jerárquico que tenían interiorizado se rompa y no comprendan el nuevo cambio de roles que se ha producido. Y esto no es todo porque, en el caso de los perros, se puede hablar de dos tipos de celos: los sexuales (derivan en peleas o enfrentamientos por aparearse) y por falta de atención. Pero, ¿cómo saber si el perro está realmente celoso? Estos indicios pueden ayudarte.

Señales

Normalmente, los perros celosos tienen un comportamiento que se relaciona con una serie de gestos y actos. Uno de los principales es el ladrido. Es habitual que los canes ladren más cuando están celosos y, sobre todo, lo hagan cuando están delante de la persona o animal de compañía que ha desencadenado esa emoción.

Los cambios en su comportamiento son otro claro indicio de que está celoso. Por ejemplo, tiende a hacer sus necesidades dentro de casa. Evidentemente, las micciones pueden ser señal de otros problemas, como los de salud, pero son claros cuando se acompañan del resto de actos. Con este gesto, lo que buscan es llamar la atención y marcar su territorio.

Los canes celosos también tienden a mostrarse más posesivos, tratando de no separarse de la persona o animal que quieren monopolizar. Igualmente, cambian con rapidez su estado de ánimo y se enfadan o simulan que lo están para lo que gruñen y enseñan los dientes. Son acciones que abandonan cuando la persona o la mascota desaparece.

perros-celos
Otra de las señales de celos es que los perros destrozan objetos para llamar la atención y tienden a comportarse mal y a tener otras alteraciones como no querer comer o bien hacerlo más de lo habitual, llorar, esconderse, no obedecer…

El caso más extremo de celos se produce cuando el cambio de comportamiento es tal, que incluso los perros llegan a mostrarse agresivos.

Artículos relacionados:

Perros celosos de los niños

Celos en los perros

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver más

  • Responsable: Cros Digital SL.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.