Revisar el reptil que vas a comprar


Cuando compras un reptil en una tienda, puede que este esté estresado e incuso, a veces, enfermo. Esto suele ocurrir cundo el animal no ha sido atendido de manera óptima. Aquí tienes algunos consejos que te puede ayudar a elegir un reptil que, aparentemente, no está enfermo.

1. Revisa su cuerpo
Los reptiles deben tener unas formas redondeadas y no demacradas. Evita los lagartos que están delgados. Los huesos de las caderas no deben ser prominentes, ni lo de la cola. Observa que no tenga inflamaciones anormales en las patas. Las serpientes deben tener un cuerpo bien redondeado y la columna vertebral no debe ser visible.

2. Mira su piel
Si la piel está excesivamente arrugada y sin brillo, el reptil puede estar deshidratado. La piel debe ser suave y no tener mordeduras y arañazos (estos pueden infectarse más adelante). Las tortugas deben tener el caparazón duro y sin roturas.

3. Chequea la limpieza del lugar en el que se encuentra
Si el animal está manchado de cacas, es probable que se le haya mantenido en condiciones insalubres y/o en condiciones de hacinamiento.


4. Echa un vistazo a la ventilación del sitio
Es importante una buena ventilación para que el animal no se vea infectado por diversas bacterias.

5. Mira sus ojos
Estos deben estar limpios y despejados. Unos ojos inflamados pueden indicar una enfermedad sistémica, en particular en las tortugas.

6. Vigila la mucosa de alrededor de la nariz
En algunas especies los depósitos salinos son normales.

7. Repaso bucal
El interior de la mayoría de las bocas de los reptiles es de color rosa y es muy suave. Un color rosa pálido o grisáceo en la boca, o la presencia de pequeñas manchas amarillas, blancas o verdes en la lengua son signos evidentes de una enfermedad.

Animales,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *