Qué parásitos internos puede tener un perro


En el entorno de nuestra mascota existen diversos peligros, muchos de ellos muy molestos a pesar de ser microscópicos, como son los parásitos. Los parásitos son microorganismos que habitan dentro de un cuerpo y que sobreviven fácilmente al alimentarse de los nutrientes que este cuerpo crea de forma natural, por ello, es peligroso que nuestros perros tengan parásitos porque estos se consumen sus nutrientes debilitándolos y dejándolos indefensos a diversas enfermedades.

Dentro de los parásitos tenemos los parásitos internos y externos. Los parásitos internos son de tres clases:

– Redondos. También conocidos como nemátodes. Se contagian a través de las heces. Los parásitos redondos pueden ser detectados porque nuestra mascota presentará el vientre abultado, vómitos e hilos de sangre en las heces. Se puede combatir con medicadión e inyecciones.

– Planos. Conocidos también como Tenia del género, los parásitos planos tienen su origen en la ingestión de pulgas que se encuentran infectadas (siendo comunes en los perros que habitan en zonas de campo). Podremos detectar que nuestro perro tiene parásitos planos porque se lamerá constantemente los genitales ya que estos parásitos les hacen sentir un picor intenso. Su tratamiento es igual al de los parásitos redondos.

– Gusanos de corazón. El origen de estos parásitos en perros se da por la picadura de mosquitos y podemos detectarlo porque el perro se encontrará cansado, perderá el apetito e, incluso, podría presentar complicaciones cardiacas. Su tratamiento es igual a los anteriores aunque son más peligrosos y deben ser detectados a tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *