Suministrar la medicación a tu mascota


Tener una mascota enferma en casa puede llegar a ser muy difícil, debido al estrés que te puede suponer una situación tan habitual como la de proporcionar los medicamentos al animal. Algunos perros y gatos toman sus medicamentos con facilidad, mientras que otros necesitan un poco más de dedicación para que se realice la ingesta de forma correcta. No importa lo difícil que sea conseguir que tu perro o tu gato tome la medicación, lo más importante es seguir de forma correcta las instrucciones de tu veterinario.

Lo primero que puedes hacer es preguntarle a tu veterinario si tu amigo puede tomar la medicación junto con algún alimento. Si es así, trata de colocar la pastilla envuelto por la comida como si fuera un “regalito”. Si por el contrario, la pastilla no puede ser ingerida con comida, intenta seguir los siguientes pasos:

1. Sostén la píldora entre el pulgar y el dedo índice
2. Sujeta firmemente la mandíbula superior de tu mascota, con la otra mano inclina su cabeza con suavidad
3. Usando tu dedo corazón, abre lentamente la mandíbula inferior
4.Mantén tu dedo corazón entre los dientes incisivos pequeños y deposita la pastilla en la parte más anterior de la lengua
5. Cierra la boca de inmediato y mantén la mano sobre la boca
6. Levanta un poco su cabecita, esto obligará al animal a tragar

Si el medicamento que debes suministrarle es líquido, el proceso es muy el mismo, aunque suele resultar mucho más fácil. Asegúrate de mantener la calma cuando le estés administrando la medicación.

Conocer la giardiasis


La giardia es un protozoo (organismo unicelular) que vive en el intestino delgado de los perros y los gatos. La infección por giardia se llama giardiasis. Todavía no se conoce en profundidad a este parásito. Los expertos no se ponen de acuerdo sobre cuántas especies de giardia existen y cuáles son las que afectan más a los animales. Los veterinarios, ni siquiera se ponen de acuerdo sobre lo común que es este tipo de infección y cuantas se tratan anualmente. En general, se cree que la infección por es muy común, pero la enfermedad es más rara.

Esta enfermedad puede producirse en nuestras mascotas en cualquier momento. Muchas veces, este problema tiene puede originarse tras la ingesta de agua potable que ya está infectada. Los animales infectados suelen expulsar parte de estas bacterias a través de sus heces, lo que hace posible que otros animales se infecten rápidamente al ir a oler las heces que se encuentran por el camino. ¿Cómo se puede reconocer? Existen diferentes maneras de saber si el animal está infectado o no. Éstos son algunos de los síntomas que te pueden hacer sospechar que tu mascota está enferma:

– Malas digestiones
– Pérdida de peso
– Comienza a quedarse durante bastante tiempo en estado aletargado
– Diarrea grave

Para un diagnóstico correcto lo mejor es que lleves al animal al veterinario para que este pueda realizar un estudio de sus heces. Si es necesario, también realizará al animal unos análisis de sangre. Tras el diagnóstico, el veterinario te aconsejará el mejor tratamiento para tu amigo.

Alergia a la comida en animales


Las alergias alimentarias representan aproximadamente el 10% de todas las alergias que suelen sufrir perros y gatos a lo largo de su vida. No existe un vínculo exacto entre razas específicas y las alergias alimentarias. Pueden aparecer a edades tempranas y también cuando el animal ya es adulto. Debes distinguir entre una alergia a los alimentos y la intolerancia alimentaria.

Las alergias alimentarias son las típicas alergias que muestran diferentes síntomas característicos, por diferentes zonas del cuerpo, como son la picazón o el escozor. La intolerancia a los alimentos puede provocar diarrea o vómitos, y no crear una clara respuesta alérgica típica. Piensa que los síntomas de la intolerancia son similares a los que cualquiera de nosotros podemos sufrir cuando tenemos malestar estomacal por comer alimentos picantes o demasiada grasa.


Afortunadamente, tanto la intolerancia como las alergias pueden tratarse con una dieta libre de agentes agresores. Varios estudios han demostrado que algunos ingredientes son más susceptibles de causar alergias en diferentes alimentos. En los gatos, la mayoría de las alergias se producen con el pescado, la carne y los productos lácteos. Algunas proteínas podrían ser ligeramente más antigénicas que otras, pero existen otras muchas que finalmente producen la alergia.

El síntoma principal de las alergias es la comezón en la piel. Los síntomas también pueden incluir la pérdida de pelo, rascarse en exceso, y la dermatitis miliar. Si tu mascota sufre alergias durante determinados periodos revisa si has realizado algún cambio en su alimentación, ya que puede ser ese cambio el que le produzca la alergia.

Saber si tu loro está enfermo


Debes cuidar a tu loro: alimentarle de manera correcta, mantener sus plumas en excelentes condiciones, evitar que se pueda lesionar con algunos objetos de la casa, etc. pero ¿Qué pasa cuando tu loro se pone enfermo por otros motivos? A veces, como en los humanos, las enfermedades llegan a través del aire. Otras veces, puede que directamente veas que le loro que has comprado ya está enfermo.
SEGUIR LEYENDO “Saber si tu loro está enfermo”

Hipotiroidismo en los perros


El hipotiroidismo es una patología endocrina (trastorno glandular) muy común en los perros. La glándula tiroides, debido a una inflamación o a una atrofia, se vuelve incapaz de producir una cantidad adecuada de hormonas tiroideas, es entonces cuando podemos decir que el perro sufre hipotiroidismo. Los síntomas son muy variables, debido a que las hormonas tiroideas son necesarias para el metabolismo normal y la deficiencia puede afectar a casi todos los sistemas corporales, incluyendo la piel, el tracto reproductor, el sistema neuromuscular y el sistema cardiovascular.

Algunas señales que nos pueden indicar que algo no va bien son: letargo, sensibilidad al frío, falta de voluntad para hacer ejercicio y una tendencia rápida a ganar peso a pesar de comer alimentos normales. Debido a que algunos de estos síntomas se desarrollan bastante lentamente, muchos dueños de perros no saben que su amigo tiene problemas.


Las anomalías más comunes que se observan en los perros hipotiroideos afectan a la piel y al pelaje. Su piel se volverá seca y su pelo se quedará sin brillo. También puede producirse una caída excesiva del pelo del animal. Esta caída ocurre a menudo con un patrón característico de simétrica en ambos lados del cuerpo, respetando la cabeza y las patas. A veces la pérdida del pelo sólo se produce en la cola dando lugar a la conocida “cola de rata”.

Aunque los problemas de la piel y el pelo son más desagradables que amenazantes para la salud, los problemas que afectan a los órganos internos necesitan ser tratados rápidamente ya que pueden producir serios problemas al perro.

Conocer el hipoadrenocorticismo


Hasta su nombre es raro: hipoadrenocorticismo, esta es una especie de enfermedad que se da de manera extraordinaria en algunos perros. Este tipo de enfermedad, si no se trata de la manera adecuada puede llegara a producir la muerte del animal. Los problemas ocurren cuando el perro no tiene las suficientes hormonas en las glándulas suprarrenales. La pregunta es: ¿por qué sucede esto? Ahora te explicamos algunas razones.

Podemos decir que hay dos razones fundamentales por las que se produce la enfermedad: la glándula pituitaria no funciona correctamente y el sistema inmunológico está dañado. Como resultado comienzan los problemas en las glándulas suprarrenales. Esta enfermedad es muy común en los seres humanos. El arranque de la enfermedad es lento tanto en seres humanos como en perros. Algunos de los síntomas más comunes son:

– Sensación de debilidad
– Vómitos
– Perdida de pelo
– Diarrea

Como ya sabes, la diarrea y el vómito son causantes de la deshidratación, así que tener mucho cuidado con ese tema. Otros síntomas son los dolores abdominales e incluso la aparición de sangre en las heces. Es muy difícil dar un diagnostico rápido de esta enfermedad ya que los síntomas más comunes se podrían diagnosticar a l principio como una insuficiencia renal. Para obtener un resultado más seguro, algunos veterinarios inyectan hormonas en la pituitaria para ver la respuesta de las glándulas. Si no hay respuesta, entonces el médico puede diagnosticar la enfermedad. Solución que suele funcionar: inyectar hormonas en la cantidad correcta.

El asma en los perros


Diferentes estudios han demostrado que el asma es una enfermedad muy común en los perros, más de lo que muchos pensábamos. El asma se puede diagnosticar tanto en cachorros como en perros adultos. Como sucede en la vida de los seres humanos, cuando se diagnostica una enfermedad así las rutinas del animal sufren diferentes cambios que no tienen por qué ser excesivamente drásticos.

Los motivos de esta enfermedad pueden ser variados. Lo que está claro es que esta enfermedad se produce por algún motivo, como por ejemplo herencia familiar. Uno de los motivos más generales son las alergias. Tal y como nos sucede a nosotros, el perro puede ser alérgico a diferentes cosas: el polvo, el olor de un perfume, la contaminación ambiental, diferentes plantas, etc. Los síntomas de esta enfermedad pueden variar en cada animal, pero los más comunes son:

– Pérdida del apetito
– Tos
– Sus movimientos se vuelven más lentos (movimientos letárgicos)
– El animal comenzará a perder peso
– Cuando sufre ataques de asma su lengua se puede poner de color azul

Si tienes dudas sobre lo que le pasa a tu mascota, lo mejor que puedes hacer es llevarlo al veterinario. El veterinario es la persona indicada que te puede decir cuál es el problema que tiene el perro. Su médico debe realizarle diferentes pruebas entre las que se incluirán: análisis de sangre, de orina e incluso unas radiografías para poder ver el estado de los pulmones del animal. Si finalmente le diagnostican la enfermedad al perro, no te preocupes, es una enfermedad con la que puede vivir perfectamente. Tendrá que utilizar la medicación apropiada y llevar una vida sana.

Gatos sordos (con sordera)


No suele ser trivial darse cuenta de que nuestro gato padece de sordera, en la mayoría de casos los animales suelen hacerse los sordos para no cumplir la orden que se les está dando. No existe una forma simple de saber si nuestro gato no escucha, pero podemos hacer algunas pruebas para determinar su capacidad de auditiva.

Por ejemplo, si dudamos podemos hacer lo siguiente: abre una bolsa de comida y si el gato acude al lugar es que lo ha escuchado, también puedes proceder con otras pruebas tales como cerrar alguna puerta fuertemente, si se asusta es que no está sordo.

Normalmente los gatos con sordera total suelen tener problemas de equilibrio corporal, si lo detectas acude al veterinario. Piensa que la sordera puede ser de nacimiento, por alguna infección en el oído que no fue tratada o simplemente porque se está haciendo viejo. A partir de los diez años, pueden ir perdiendo también vista y olfato.

También es importante retirar la acumulación de cera que se les puede formar en el oído, algo muy frecuente y por lo que pueden perder audio con mucha facilidad. Cuando veamos que el gato se rasca las orejas con las patas o que se mueve de un lado para otro como si tuviera molestias, esto puede ser debido a la entrada de suciedad en el canal auditivo y puede hacer que sea menos sensible a los sonidos.

Diabetes en los perros


La mayoría de los dueños de perros no son conscientes del hecho de que un perro, sea cual sea la edad que tenga, puede tener diabetes. Esta enfermedad es bastante común y suele darse en aquellos perros en los que el páncreas no crece o no se desarrolla de manera natural cuando es cachorro. Es necesario llevar la suficiente glucosa en la sangre hacia las células del cuerpo y en este proceso, la insulina es muy importante. No te preocupes, ya que hay tratamientos que pueden ayudar a tu mascota a convivir con esta enfermedad. Muchos de los cachorros que sufren este problema suelen crecer un poco menos del tamaño habitual de su raza. También son propensos a perder peso.

Al notar que está enfermo, no pienses que el cachorro no tiene hambre. El pequeño tiene hambre todo el tiempo y necesita comer. Su cuerpo no utiliza de forma correcta la glucosa por lo que empieza a “desgastar” músculo para generar la energía que necesita. Si esto continúa sin que te des cuenta, el cachorro puede debilitarse rápidamente e incluso podría sufrir algún desmayo.

Si tu perro muestra signos de diabetes juvenil no pierdas el tiempo y llévale al veterinario. Su veterinario le hará una prueba para ver sus niveles de azúcar en sangre y le recetará la medicación necesaria para que mejore. Algunos de los síntomas de que el perro tiene algún problema son:

– Necesidad de orinar con frecuencia
– Alto nivel de sed
– Problemas en los ojos
– Pérdida de la masa muscular del cuerpo
Debilidad
Vómitos
– Dificultad para respirar

Problemas en las glándulas anales


¿Has observado como tu perro o tu gato “arrastra” su trasero por la casa y está todo el día incómodo? Pues bien, es posible que tu mascota tenga un problema en sus glándulas anales. Estas glándulas se encuentran en los laterales de su ano. Estas son las encargadas de formar un líquido oscuro que ayuda al animal a marcar su terreno. Como supondrás, estas se vacían cada vez que el animal hace caca.

El problema viene cuando no pueden expulsar este líquido. La solución a este problema es ayudar al animal a vaciar estas glándulas. Lo mejor es que lleves a tu amigo al veterinario. Él le ayudará a vaciar las glándulas. A partir de ese momento deberás tomar una decisión, ya que es posible que el animal vuelva a sufrir este problema: o bien le llevas al veterinario cada vez que esto le suceda, o bien aprendes a realizar el vaciado tu mismo.


Mucha gente lo termina haciendo de forma regular y aunque la primera vez no es demasiado agradable, todo es acostumbrarse. La primera vez es mejor que lo hagas bajo la supervisión del veterinario, así él te podrá indicar como debes hacerlo. Puede que te de corte y que pienses que vas a lastimar a tu mascota, pero esto no es así.

Parece repugnante pero piensa que aprender a hacerlo tú mismo evitará a tu mascota el estrés que supone ir al veterinario y que una persona, que posiblemente no le caiga demasiado bien, le toquetee su trasero.