Los peces danios


Los peces danios son muy populares entre los amantes de los peces pequeños de acuario. Son una de las especies menos agresivas. Son fáciles de mantener, aunque no son muy fuertes. La mayoría permanecen en la capa superior del agua. Todas sus aletas son claras y su cuerpo tiene algún que otro hermoso matiz rosado-azul. Su parte trasera se distingue por un color negro marcado.

Los machos suelen ser de colores más brillantes y no tan gorditos como las hembras. En la naturaleza, tienen un gran número de depredadores y si son atacados, todos se dispersan en diferentes direcciones para crear confusión y evitar ser comidos. La temperatura del agua debe de estar entorno a los 24 °C y el acuario debe estar iluminado y con bastantes plantitas.

Si estos peces crían, la temperatura del agua debe subirse unos dos grados. La pareja se persigue a través de las plantas, donde los huevos son liberados y fertilizados. Una vez que el desove ha terminado, se debe separar a los padres ya que pueden comerse los huevos. Dichos huevos eclosionarán en algún momento del día siguiente, en función de la temperatura, y las crías empezarán a nadar libremente 4-5 días después.

Es importante que el acuario en el que estén sea lago Requieren acuarios largos, y que tenga amplios espacios centrales para poder nadar tanto como les gusta. Recuerda que el acuario debe estar tapado ya que estos curiosos peces son unos grandes aficionados a los saltos. Al ser peces procedentes de ríos les gustan las corrientes fuertes. Pueden ser unos peces algo agobiantes para el resto de vecinos del acuario.

Peces,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *