Las vacunas imprescindibles para una buena salud del perro

perros-veterinario
La salud del perro es realmente importante para que se sienta bien y tenga bienestar al igual que sucede con las personas. En ocasiones, se tiende a pensar que solo hay que ir al veterinario cuando el can presenta síntomas de alguna enfermedad o problema. Sin embargo, es un grave error porque la prevención es siempre la mejor arma para evitar cualquier patología más allá de la desparasitación interna y externa, que siempre es recomendable. Y, ¿qué puede hacerse? La clave está en las vacunas.

Importancia de la vacunación

Vacunar al perro es una recomendación importante porque es una de las maneras de proteger al can de enfermedades contagiosas y graves que, incluso, pueden tener un desenlace fatal porque la mascota corre el riesgo de morir.

No obstante, cabe diferenciar en que hay vacunas que son obligatorias mientras otras no figuran como tales porque existen variaciones normativas entre las diferentes comunidades autónomas.

Vacunas

Aunque todas las vacunas no son obligatorias en función de dónde se viva, lo cierto es que hay algunas que sí es conveniente poner al perro. Una de las más importantes es la de la rabia. La primera vez que se vacuna al can es cuando tiene unas 16 semanas de vida, aunque luego se hace un recordatorio de esta vacuna cada año.

perros-veterinario
La vacuna del moquillo se pone un poco antes, ya que el perro se vacuna a las nueve semanas de vida. Luego, al igual que sucede con la de la rabia, se debe poner un recordatorio anual, aunque también pueden estar recomendadas nuevas dosis a las 12 y 16 semanas.

La hepatitis en el perro es otra de las enfermedades que puede prevenirse por la vacunación. En este caso, también se pone a las nueve semanas de vida y se hace un recordatorio anual.

Para evitar el contagio de Parvovirosis la primera vacuna se pone ya a los 45 días de haber nacido el can. Luego, a las seis semanas, está recomendado una segunda dosis y una tercera cuando ha cumplido nueve semanas de edad. También es necesario hacer un recordatorio anual.

Y, ¿qué sucede con otra de las principales enfermedades de los perros como es la Leptospirosis? Cuando el can tiene ocho semanas es el momento de vacunarle, siendo aconsejable poner otra dosis a las 12 semanas y a los 16 meses. Luego es suficiente con un recordatorio anual.

Finalmente, está la tos de las perreras o influenza canina frente a la que es posible vacunar el perro cuando tiene una edad superior a las dos semanas para que esté protegido durante todo el año.

Artículos relacionados:

Efectos secundarios de las vacunas para gatos

Los efectos secundarios de las vacunas para perros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *