Las intoxicaciones por productos químicos más frecuentes en los perros

intoxicaciones-perros
Cuando se habla de intoxicaciones en los perros siempre se te ve a pensar en las alimentarias. Sin embargo, hay otro tipo de intoxicaciones, que son más frecuentes de lo que realmente se piensa. Son todas aquellas que están relacionadas con los productos químicos. Puede pensarse que el perro no está expuesto, pero no es así porque muchos productos químicos pasan desapercibidos y son nocivos para la mascota.

Productos químicos

Dentro de los productos químicos, por ejemplo, están todos aquellos herbicidas, pesticidas, insecticidas e, incluso, raticidas. Inicialmente, los perros no están expuestos de forma directa, pero sí pueden verse afectados de forma accidental.

Y es que es habitual que, por ejemplo, en el jardín, esquinas de edificios o las mismas calles cuando se pasea con las mascotas, estén presentes este tipo de productos químicos para tratar diferentes plagas.

Aunque la mayoría de estos productos suelen ser seguros, sobre todo, como se utilizan de una forma adecuada, siempre es importante tener cuidado y que el perro no esté expuesto a este tipo de productos.

intoxicaciones-perros

Consecuencias

Las consecuencias son diferentes según el producto. En general, suele aparecer una irritación leve en la piel al entrar en contacto, aunque también pueden producirse problemas mucho más graves, sobre todo, si el perro los ha ingerido, aunque sea de forma accidental.

Un hecho que no es tan disparatado porque pueden encontrar un objeto en el césped o en la hierba que se lleve a la boca. Esto haría que tuviera problemas gastrointestinales de diversa gravedad.

Los problemas aún pueden ser mayores en función del producto que se utilizado. Por ejemplo, todos los insecticidas que se emplean para la eliminación de insectos y también parásitos externos tienen efectos secundarios.

Y, aunque se recomienda el uso de un tratamiento antiparasitario en la mascota, siempre es importante seguir las recomendaciones del veterinario porque los perros son especialmente sensibles a determinados componentes.

Por ejemplo, todos aquellos que se emplean para pulgas o garrapatas tienen un efecto sobre el sistema nervioso central y el sistema digestivo. Esto genera en el perro un aumento de la salivación, aparte de originar temblores musculares, dificultad respiratoria, desorientación, vómitos e, incluso, se puede llegar a casos más extremos con una insuficiencia cardiaca o la muerte.

Los raticidas también son importantes porque este tipo de productos tienen efecto sobre la coagulación de la sangre. Y esto puede llevar a que se produzcan hemorragias, convulsiones, daños neurológicos e, incluso, producir también la muerte.

Artículos relacionados:

Consejos ante la intoxicación de una mascota

Accidentes domésticos muy peligrosos para los perros

Cuidados, Perros,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *