La tortuga japonesa


Aunque por su nombre se podría pensar que estas tortugas son originarias de Japón, no es así en absoluto, ya que procede del sureste de los Estados Unidos y el noreste de Méjico. Se piensa que el nombre de tortuga japonesa se debe a la pequeña raya negra que presentan estas tortugas dentro del ojo, lo que les da el aspecto de tener los ojos rasgados.

Su nombre científico es gigotea elegante (Trachemys scripta elegans), aunque también se la conoce como galápago de Florida, o tortuga de orejas rojas. Se trata de la especie más popular entre las tortugas que tenemos como mascotas, bien conocidas por todos los aficionados a ellas.

Su caparazón mide entre 12 y 20 cm de promedio, aunque se han encontrado ejemplares que superan los 40 centímetros.

En libertad, estas tortugas viven en climas cálidos, en cualquier lugar donde encuentren una fuente de agua templada y tranquila, como estanques, lagos, pantanos o incluso ríos, siempre que la corriente no sea muy fuerte. Como todos los reptiles, necesitan el calor del sol para regular su temperatura corporal, por lo que también buscan lugares donde existan, además del agua, troncos o piedras donde puedan descansar tomando el sol, para lo cual suelen reunirse en grupos, y así protegerse de los depredadores.

En cuanto a su dieta, se las considera omnívoras, es decir, que comen cualquier tipo de alimento, ya que cuando son crías sus hábitos son carnívoros, aunque a medida que crecen van dando preferencia a las frutas y verduras dentro de su dieta. También pueden alimentarse de insectos y pequeños peces y crustáceos. Esto hace que en cautividad podamos ofrecerlas también un gran número de alimentos.

Pueden vivir entre 20 y 30 años, e incluso algunas han llegado a superar los cuarenta.

Tortugas,
>

También te puede interesar...

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *