La anatomía de los gatos

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Detrás de la piel suave y esponjosa de los gatos, se encuentra un cuerpo delgado y musculoso que les ayuda en muchas de sus actividades diarias. El estudio de la anatomía del gato es tan interesante como la observación de su comportamiento extraño y gracioso en ocasiones.

– Rostro
El rostro de los gatos es algo redondeado. Es menor en la parte de la nariz y la mandíbula en comparación con otros animales lo que hace que se le vea bastante plana. Los dientes de los gatos están especialmente diseñados para desgarrar bien la carne. Las orejas de los gatos son grandes en su base y pueden mover una independientemente de la otra. Los ojos de los gatos, se asemejan a los de los seres humanos y están equipados con una visión binocular. El animal goza de un campo de visión muy amplio.

– Miembros
Los gatos tienen patas elegantes que terminan en unas afiladas garras. Estas garras son retráctiles. Las garras delanteras son más nítidas que las traseras.

– Piel
Su piel podría denominarse como flácida pero es perfecta para defenderse, ya que el oponente se enfrenta a dificultades a la hora de agarrarse a ella. Los gatos hacen uso de la nuca para levantar a sus gatitos, con la ayuda de las mandíbulas. La piel suelta que está en esa zona actúa como un amortiguador contra los afilados dientes de la mandíbula.

– Metabolismo
Los gatos necesitan muchas horas de sueño, un promedio de entre13 a 14 horas por día. Estos animales son crepusculares por naturaleza. Les gusta más la noche que el día.

Gatos,
>

También te puede interesar...

1 comentario

  1. Nuria, no se dice “un promedio de entre xx y zz horas” sino que después de la palabra promedio se dice Una sola cifra. Ya que el promedio es la suma de varios números dividido entre el número de ellos. Promedio no significa “un aproximado”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *