Guía completa de los ajolotes

ajolote
Seguramente habrás escuchado el nombre de ajolote en más de una ocasión. Se trata de una especie de anfibio de origen mexicano relacionado con la salamandra tigre del que, según la leyenda, se dice que es el dios azteca del fuego y el relámpago. Me refiero a Xolotl, del que cuentan que evitó ser sacrificado gracias a su ingenioso disfraz de salamandra.

Más allá de ese impresionante relato que puedes o no creer, hay que decir que se trata de un animal acuático muy sorprendente por varias razones. Una de ellas tiene que ver con su capacidad para regenerar las extremidades que pierde a lo largo de su vida y mantenerse siempre joven, y eso es algo que sucede entre 10 y 15 años, que es lo que suele vivir cuando está en libertad.

Una especie en peligro de extinción

Antes de contarte muchas cosas sobre los ajolotes, conviene decir que se trata de una especie en peligro de extinción. Una evaluación llevada a cabo en 2019 por la Unión Internacional para la Conservación de las Especies alertó sobre su situación, puesto que se calcula que solo quedan entre 50 y 1.000 ajolotes viviendo en libertad en plena naturaleza, lo que significa que podría llegar a extinguirse.

De entre las causas que explican el porqué su población está disminuyendo, podríamos destacar la contaminación industrial y agrícola o su consumo como alimento, además de la explotación del turismo y el auge de las viviendas residenciales. Y no solo eso, sino que también hay que mencionar que hay peces invasores que comen salamandras bebés.

El gobierno mexicano y varias organizaciones sin ánimo de lucro lucha por salvarlos restaurando su hábitat de agua dulce y fomentando el ecoturismo. Es la única forma de evitar que este animal tan curioso acabe desapareciendo.

ajolote

Dimensiones y características

Un ajolote adulto puede medir entre 15 y 35 centímetros, si bien es cierto que la mayoría de ellos tienen un tamaño que ronda los 23 centímetros. Algunas de sus características recuerdan a las de las salamandras y los renacuajos, ya que cuentan con tres pares de branquias externas y una aleta caudal.

De su cabeza podemos decir que es bastante ancha, mientras que los ojos no tienen párpados. Las extremidades destacan por estar subdesarrolladas y sus dedos son largos y delgados. ¿Cómo diferenciar un macho de una hembra? Las hembras tienen el cuerpo más ancho y los machos lucen unas cloacas hinchadas.

Los ajolotes, cuyos dientes vestigiales apenas se aprecian, se alimentan por succión. Aunque las branquias externas las utilizan para respirar, también las utilizan como bombeo de la boca, tragando aire de la superficie para que los pulmones puedan recibir oxígeno.

Pigmentación

Si analizamos la pigmentación de los ajolotes, hay que decir que existen hasta cuatro genes de pigmentación que crean distintas variantes de color al mutar. Los salvajes suelen ser de color marrón con un poco de verde oliva y manchas doradas, siendo los que mencionamos a continuación los colores más habituales derivados de las mutaciones: albino, albino dorado, leucístico, leucístico sucio, melanístico y axántico.

Por otra parte, hay que decir que entre los ajolotes existen grandes diferencias en lo que al tamaño y la intensidad de las manchas doradas se refiere.

En el comercio de mascotas, lo habitual es ver ajolotes blancos y rosados con los ojos rosados.

ajolote

Capacidad regenerativa

Una de las características que más llama la atención de los ajolotes es su capacidad regenerativa, algo totalmente inusual en vertebrados. Eso sí, también hay que decir que son vertebrados que no osifican (solo parcialmente la parte de la mandíbula).

No tienen problemas para regenerar sus extremidades con mucha facilidad, ya sea una pata o la cola. Es más, los biólogos también ha visto como pueden regenerar el corazón, la médula espinal o partes del cerebro dañadas o perdidas. Por ello no es de extrañar que existan estudios e investigaciones con las que se pretende extrapolar esa capacidad para lograr grandes avances médicos.

Precauciones

El sustrato debe ser o muy fino o muy grande. ¿Por qué? Pues porque los tamaños intermedios pueden suponer un problema a la hora de comer, ya que los ajolotes succionan la comida y podrían llevarse por accidente una piedrecita que potencialmente puede obstruir el intestino. Si el sustrato es pequeño, la piedrecita pasa sin dificultades, mientras que el sustrato grande directamente no se lo pueden tragar y deja de ser un problema.

Otra precaución que conviene tomar es la que tiene que ver con la decoración del acuario, ya que las decoraciones más abrasivas pueden provocar problemas en su cuerpo, debido a que la piel no tiene escamas y es muy blanda. Para ello, antes de comprar la decoración del acuario te recomendamos consultar con expertos como los de Olacuario.

El tipo de agua debe ser lo más neutro posible (o en todo caso que se aproxime a la basicidad típica de las aguas de México) y hay que renunciar al amoniaco y el nitrito, mientras que nitrato debe haber lo mínimo posible. En cuanto a la temperatura, lo ideal es que se mueva entre los 15 y los 18 grados.

Reproducción

Cuando llegan al año de edad, los ajolotes alcanzan la madurez sexual y es en febrero cuando llega la temporada de desove. Los machos mueven la cola y la parte inferior del cuerpo para atraer a las hembras, que responden con un golpe en el hocico para dar un «sí» por respuesta. Es entonces cuando el macho deposita espermatóforos en el fondo del lago, donde no duran demasiado tiempo porque la hembra los recoge con su cloaca para posteriormente fertilizar sus óvulos.

Una hembra puede llegar a poner hasta 1.000 huevos, aunque lo normal es que ponga alrededor de 300. Los coloca sobre rocas o material vegetal, quedando protegidos de los depredadores. La eclosión de los huevos se produce dos semanas después y las larvas empiezan a vivir por su cuenta, sin la ayuda de sus padres. Por ello, podríamos decir que son animales solitarios desde que nacen hasta que mueren.

ajolote

Alimentación

Los ajolotes cuentan con una dieta muy variada que puede estar compuesta por peces, alevines y acociles en lo que sería una vida silvestre. En cautiverio lo más normal es darles larvas, lombrices de tierra, tenebrios y trozos de carne cruda pequeños que pueden ser de res, pollo o pavo. Además, hay tiendas que venden comida especial para ajolotes con forma granulada a la que pueden acostumbrarse fácilmente.

Puedes obtener más información sobre los ajolotes haciendo clic en este link que te dirige a un vídeo de YouTube.

Curiosidades, Peces,
>

También te puede interesar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.