El pastor de Shetland


El pastor de Shetland o Sheltie, como se le conoce popularmente, es una raza que proviene de las islas de Shetland, en Escocia, de las que toma su nombre. Su parecido es extraordinario con otra raza que también proviene de estas islas, el Collie Escocés, tanto que cuando vemos al primero, nos parece observar a un Collie de tamaño más pequeño. Con esta raza, además de su apariencia, comparte también su gran inteligencia, que lo convierte en un perro fácil de entrenar por su rápido aprendizaje.

Su altura varía entre los 37,5 centímetros de los machos y los 35,5 de las hembras y se aprecia una gran fortaleza física y agilidad en el animal a la hora de moverse, ya que es ante todo un perro de trabajo que se utiliza, como su nombre indica, para el pastoreo.

Su pelaje es doble, suave y liso y puede ser desde dorado pálido hasta caoba oscuro. También existen ejemplares tricolores (negro, fuego y blanco), así como aquellos que tienen el pelaje azul plateado claro. Los ojos son de color marrón oscuro, excepto en los ejemplares azules, que pueden tener un ojo azul y otro marrón.

Se trata de un perro que convive bien con los niños porque es afectuoso, receptivo, dócil y muy apegado a sus dueños. Tiene un carácter dulce y activo, por lo que comparte bien sus juegos y actividades. Ese carácter activo hace también que debamos mantenerlos activos y estimulados mentalmente para evitar que se aburran, lo que puede lugar a comportamientos como ladridos constantes o morder objetos. Son, sin embargo, reservados con los extraños, en los que tardan en confiar.

Es también un perro valiente que no dudará en defender a la familia con la que convive en caso de necesidad.

Perros, Razas,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *