El Gato Bosque Noruego

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


El gato Bosque Noruego es un gato de gran tamaño que, originariamente, vivía en las granjas. En 1930 los criadores noruegos decidieron fijarse en él pero no fue hasta los años 70 cuando se fijaron los estándares de la raza.

Debido a su origen nórdico, tiene un pelo espeso que le abriga desde las orejas hasta la puna de la cola, lo que le da cierto aspecto de animal de cuento, lo que le ha dado un lugar preponderante en la mitología noruega.

Se trata de un gato que se adapta muy bien al entorno doméstico. Es muy afectuoso y comunicativo, por lo que no le importa compartir su espacio con otros miembros de su especie.

Tiene el pelo semilargo, con un pelaje interior semilanudo, y uno exterior lustroso, que es un perfecto repelente del agua tanto en el lomo y los flancos. Su cola es muy poblada y tiene unos mechones en las orejas parecidos a los de los linces. En cuanto al color de su pelo, admite prácticamente todos los colores y patrones, excepto chocolate, lila y el patrón del Siamés.

Dado que es un gato fuerte, no necesita cuidados especiales para mantenerse en buen estado de salud. Únicamente deberemos estar atentaos durante el periodo en el que muda el pelo y le suministraremos algún preparado veterinario hecho a base de aceite de parafina para ayudarle a evacuar las bolas de pelo.

Es un gato tranquilo, al que le gusta subirse a sitios altos y permanecer inmóvil observando lo que ocurre a su alrededor. Esto, unido a que tiene un gran apetito, puede ocasionarle obesidad, por lo que deberemos intentar que su alimentación sea equilibrada y no excesivamente calórica.

En cuanto a los cuidados, sólo necesita que lo cepillemos una vez a la semana para evitar nudos en el pelo y que conserve su bonito y especial aspecto.

Gatos, Razas,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *