El dócil American Foxhound


Cuando contemplamos un ejemplar de American Foxhound, no podemos evitar pensar que estamos viendo un Beagle de gran tamaño. Y no es de extrañar, si tenemos en cuenta que el origen de los American Foxhound está en los perros de caza ingleses que los británicos llevaron a Estados Unidos allá por el 1600, para no dejar atrás su deporte favorito, la caza del zorro.

Hoy día, aunque ya no se utiliza para la caza del zorro, sí sigue siendo un animal muy utilizado en la caza, debido a su agilidad y a su capacidad de seguir la pieza. Sin embargo, cada vez se está popularizando más como mascota de compañía, por su carácter dócil y por ser buenos perros guardianes.

Su pelaje es muy parecido al Beagle, y lo podemos encontrar en varios colores: tricolor, al igual que el Beagle, rojo, negro y marrón y azul.

El American Foxhound es un perro muy dócil que no tiene problema a la hora de convivir con las personas ni con los demás animales domésticos de la casa.

Cuando vayamos de paseo con él, deberemos estar muy atentos ya que, como buen perro de caza, cuando encuentre un rastro lo seguirá y no nos hará caso por mucho que le ordenemos que venga con nosotros. Esta costumbre hace que sea necesario tener mucha paciencia con él a la hora de adiestrarlo, hasta que obedezca nuestras órdenes.

Aunque prefiere el campo, se adapta bien a la vida de la ciudad. En este último caso, deberemos tener en cuenta que necesita hacer mucho ejercicio todos los días, para liberar toda su energía. Mantener su pelaje es muy sencillo, ya que sólo deberemos cepillarlo de vez en cuando para eliminar el pelo muerto.

Perros, Razas,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *