El calor del verano y los perros

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


El verano puede ser una temporada muy divertida tanto para tu mascota como para ti. Pero para que los dos lo paséis muy bien debes tomar algunas precauciones para que tu mascota esté feliz y sobre todo fresca y protegida durante estos días calurosos de verano.

Protección solar. Muchas de las preocupaciones que tomas para ti mismo debes tomarlas para tu mascota. Deberás utilizar protección solar si tu perro es de pelo corto y tiene la piel muy blanca o rosácea. Habla con tu veterinario sobre la elección de un buen protector solar y asegúrate de limitar las horas de exposición al sol. Las zonas con las que debes tener más cuidado son las orejas y el morro.


Evitar insolaciones. Limitar y controlar el tiempo que está al aire libre y sobre todo las horas del día a las que está expuesto al sol, es muy importante para que tu perro no sufra ninguna insolación. Si tú tienes calor, ellos suelen tener más. Los perros no son tan eficientes en la refrigeración como nosotros, ya que ellos solo pueden liberar el calor a través de las almohadillas de las patas y por la boca. Cuando ves al perro jadeando y con su lengua fuera es por que está expulsando el calor.

Debes tener un especial cuidado con los perros que tienen el pelo corto (por ejemplo los bulldogs), los cachorros y los perros de edad avanzada. Al atardecer e incluso por la noche déjales que jueguen más tiempo al aire libre. Asegúrate de que tengan en todo momento agua y de vez en cuando introduce en su cacharro algunos cubitos de hielo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *