Curiosidades y recomendaciones sobre el perro labrador


Tener un perro es tener un amigo que siempre estará a tu lado, una mascota que rápidamente se convertirá en un miembro más de la familia y con la que tendrás una relación muy especial. Entre las muchas razas que se pueden elegir, una de las que más gusta es la del Labrador, especialmente a los niños. No solo es un perro muy bonito sino que tienen muchas otras características que lo convierten en una elección perfecta.

El perro labrador es muy activo, cuidadoso, sociable, buen nadador, enérgico y fácilmente entrenable, lo que hace que sea la mascota perfecta para cualquier persona y tanto si vive en una casa grande como en un pequeño apartamento. Además, es un perro muy inteligente que también se utiliza mucho en diversas terapias, como lazarillo e incluso en la detección de mercancías prohibidas.

Su origen

El labrador tiene su origen en Gran Bretaña y suele pesar entre 27-34 kilos en el caso de los machos y 25-32 en el de las hembras. Su esperanza de vida suele ser de 10-12 años y puede ser de color negro, chocolate o en varias tonalidades de amarillo. Importante tener en cuenta que es un perro de compañía y servicio pero no de guardia.

Su salud

Es un perro con mucha energía al que le conviene hacer mucho ejercicio, gracias al cual el vínculo con su amo se fortalecerá. Además, su estado mental será más equilibrado y combatirá la obesidad, a la cual esta raza es muy propensa. Lo ideal es que realices tres paseos diarios con él, y que al menos en uno de ellos juguéis un buen rato y socialice con otros perros.

Recomendaciones

En su etapa de cachorro, especialmente entre las 8-12 semanas, debe socializar con otros perros y con personas, ya sea mediante juegos en un parque o con diversas actividades. Esa edad es la crucial para su entrenamiento y educación, así que enséñale bien todo antes de que la sobrepase. También es importante saber que hasta las 12 semanas tienen que comer 4 veces al día, 3 hasta los 6 meses y 2 hasta el año. Una vez que pasa del año, se le da solo una comida al día o bien se le reparte en dos raciones más pequeñas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *